yusuf islam

El 21 de julio, el músico británico de origen chipriota-sueco, que se hace llamar a sí mismo Yusuf Islam desde su conversión al Islam, celebró su 70º cumpleaños.

Steven Demetre Georgiou, su nombre original, nació en Londres en 1948, hijo de un grecochipriota, propietario de un restaurante, y una sueca. Al principio, él tocó en pubs y cafés. Sin embargo, dado que su nombre parecía demasiado complicado para una gran carrera musical, adoptó el nombre de “Steve Adams” y, más tarde, por sugerencia de una novia y por sus ojos en forma de gato se hizo llamar “Cat Stevens”. Simplemente no podía haber imaginado que alguien en una tienda de discos preguntaría por un álbum de Steven Demetre Georgiou.

A mediados de los 60, recibió su primer contrato de grabación. Sus canciones “Matthew & Son” y “I’m Gonna Get Me a Gun” llegaron al número 10 de las listas en poco tiempo. Stevens llevó a cabo sus primeras giras musicales, incluso con Jimi Hendrix. Sin embargo, una enfermedad tuberculosa grave en 1968 lo ató a la cama durante meses, una época en la que no solo compuso decenas de canciones, sino que también se ocupó de cuestiones religiosas y espirituales.

Su gran oportunidad la trajo su cuarto álbum “Tea for the Tillerman”. En él, pueden encontrarse canciones como “Father and son” y “Where do the Children play?” y “Morning has broken”.

1975 iba a ser un año de cambios en la vida del joven cantante. Él casi se ahoga durante un viaje a EEUU. Esta fatídica experiencia combinada con el estudio del Corán lo llevó a convertirse al Islam, a abandonar su antiguo nombre de Cat Stevens y a llamarse a sí mismo Yusuf Islam. “El Corán me ha explicado mucho”, señaló más tarde en una entrevista.

En 1979, Islam se casó con una musulmana de origen nigeriano, Fauzia Mubarak Ali, con la que tuvo seis hijos y vive en Inglaterra y en Dubai. Durante ese tiempo, se alejó de la música y su carrera y dejó la guitarra, un instrumento occidental, en el armario durante años. No fue sino hasta mediados de los 90 que se aventuró a un nuevo comienzo con canciones árabes. Sin embargo, esto no estuvo influenciado por el éxito de sus primeros años.

En 2004, encontró su camino de regreso a las listas de éxitos con una versión de su canción “Father and Son”, cantada a dúo con Ronan Keating. En los años siguientes, estuvo envuelto en una serie de ONGs. El año pasado, llevó a cabo otras giras y publicó más álbumes, el más reciente “The Laughing Apple”, en el que utilizó sus dos nombres, Yusuf Islam y Cat Stevens, de forma igual.

Al mismo tiempo, se ha declarado una especie de mediador entre las distintas religiones y ha puesto de manifiesto su deseo de trabajar para cambiar la imagen del Islam. Él desea una “reconciliación y una coexistencia pacífica y respetuosa entre las religiones”. Desafortunadamente, la imagen del Islam en el mundo occidental a menudo “está llena de perjuicios y está dominada por los conflictos políticos y la actuación de extremistas militantes, pero también por la falta de conocimiento. La justicia y la igualdad que el Islam promueve son parte de la receta de Dios para la felicidad humana”, señala.