Las obras en el cementerio de San Atilano para la construcción de sepulturas ha concluido en plazo. Se trata de la construcción de 160 sepulturas, de las que 30 irán destinadas a la comunidad musulmana. Próximamente se ejecutará el Proyecto de construcción de nuevos nichos cuya obra se licitará en este año por valor de 60.000€

Incluye la obra la construcción de 30 sepulturas destinadas a ritos musulmanes. Los representantes de esta comunidad han mostrado su satisfacción por la buena ejecución de la obra. Los nuevos enterramientos destinados a esta comunidad religiosa, tienen unas características especiales.

Desde el equipo de Gobierno señalan que con esta obra se quiere colaborar a la tolerancia y respeto entre las distintas confesiones religiosas, y personas que no quieren ningún tipo de rito a la hora de enterrar a sus familiares. “En mundo complejo y lleno de tensiones de este tipo, hemos hecho un ejercicio de respeto y convivencia entre las distintas comunidades que viven y trabajan en Zamora”.

Está previsto por el equipo de Gobierno resolver la situación del cementerio al menos para los próximos 8 años. De esta manera en las inversiones sostenibles del próximo año se consignarán al menos 400.000€ para construir sepulturas en dos cuarteles más (unas 400) y así dejar resulta la necesidad de sepulturas para bastantes años.

Se mantiene, en esta ejecución de obra, la misma alineación de los cuarteles anteriores, con una separación aproximada de 0,80 m. entre sepulturas, pasillos intermedios en forma de cruz de 2,5 metros y pasillos centrales de 3,5 y 4 metros. El nuevo espacio contará además con una zona ajardinada de césped, con tres plantas de olivo, cuatro cipreses y la instalación de riego por aspersión. Se dotará además de una fuente para la toma de agua potable y un banco de asiento.