El Corán, el mayor milagro

El Sagrado Corán es el mayor de todos los milagros realizados no solo por el Profeta Muhammad (PB) sino también por todos los demás profetas

Los teólogos musulmanes le dan al término “milagro” la siguiente definición: “Un milagro es cuando Dios Todopoderoso hace algo increíble que no se puede repetir. Y el Señor revela este acto a través de Su mensajero para convencer a la gente de su veracidad y la autenticidad de su misión profética.”

Un milagro puede ser de tres tipos:

  1. Una palabra, como un Sagrado Corán;
  2. Una acción, como un manantial de agua que surge entre los dedos del Profeta Muhammad (PB)
  3. Una inacción, como sucedió cuando el Profeta Ibrahim (Abraham) no se quemó.

Los profetas (que la paz y las bendiciones sean con todos ellos), como se mencionó anteriormente, realizaron milagros para convencer a las personas de su honestidad y de la naturaleza divina de sus Mensajes y sus Libros.

Un amplio círculo de personas conoce la vida de algunos de los profetas (la Paz sea con ellos) y los milagros que realizaron debido a los libros escritos e incluso las películas realizadas. Sin embargo, los milagros no solo se produjeron, sino que fueron realizados por todos los mensajeros de Dios, y, por supuesto, el mayor de todos los profetas y mensajeros es el Profeta Muhammad (PB), que también hizo milagros. Discutiremos brevemente algunos de ellos en este artículo.

El mayor milagro del Mensajero de Dios es el Sagrado Corán

El Sagrado Corán es el mayor de todos los milagros realizados no solo por el Profeta Muhammad (PB) sino también por todos los demás profetas desde la época de Adán (la paz y las bendiciones sean con ellos), ya que los milagros de estos últimos cesaron con su transición al otro mundo, mientras que El Corán es el mayor milagro y permanecerá hasta el fin de los tiempos.

Un milagro en el Libro Sagrado es la armonía y elocuencia del contenido, la información contenida en él sobre lo más íntimo, sobre el mundo, el universo, etc., que en el día de hoy se confirma con los últimos avances en diversos campos de la ciencia y la tecnología. Para aquellos que están poco informados sobre esto, es recomendable ver los documentales científicos sobre el Corán, que están disponibles gratuitamente en Internet.

Desde el momento de la revelación de los enemigos del Islam han tratado de crear algo similar o encontrar un error en el Corán, pero todos los intentos fueron en vano. Porque la creación de algo como él no está dentro de la capacidad humana, ni de la civilización de los genios, ni de sus esfuerzos conjuntos. El Señor en el Corán dice:

“Di: “Si los hombres y los genios se juntasen para traer un Corán como éste no podrían traerlo aunque se ayudasen unos a otros”.

(17:88)

La razón para enviar este versículo fue que aquellos que no creían en la misión profética del Profeta (PB) y no aceptaban las Escrituras comenzaron a afirmar que ellos, si quisieran, podían componer algo similar. Sin embargo, no importa cuánto lo intentaran y lo intenten hasta el día de hoy, no han tenido éxito y no lo lograrán. Dado que el Creador de todas las cosas nos ha desafiado está claro para cualquier persona sensata que no hay posibilidades de crear algo similar.

El Corán, a diferencia de todas las demás Escrituras, no ha desaparecido y no ha sufrido cambios ni distorsiones. Cada una de sus letras nos llegó en la forma en que fue revelada y escrita durante el tiempo del Mensajero de Dios (PB). No hay y nunca ha habido dudas porque:

  1. El propio Creador del Corán aseguró que mantendría Su Escritura (significado): “En verdad, Nosotros hacemos descender el Recuerdo3 y, en verdad, Nosotros somos sus protectores.”
  2. Algunas copias del Corán han sobrevivido hasta el presente desde la época del Califa Uzmán. Las copias antiguas del Corán se almacenan tanto en museos como en colecciones privadas no son pocas y es posible si alguien lo desea, compararlas con las copias modernas.

La razón del hecho de que el Sagrado Corán esté preservado de todos los cambios y distorsiones es que fue transmitido a la gente por el Último de los Profetas (PB) enviado a toda la humanidad, después del cual no habrá otros. Y si el Corán hubiera sufrido un cambio, toda la humanidad desde la época del Profeta (PB) hasta el Día del Juicio podría haberse extraviado. Las escrituras anteriores, como los mensajeros que las llevaron a la gente, fueron dirigidas a ciertas naciones y fueron diseñadas para un cierto período de tiempo hasta la llegada del próximo mensajero, que, de ser necesario, podría corregir la situación indicando el camino correcto.