La importancia de la sexualidad dentro del islam

El islam considera la sexualidad como un aspecto de la vida humana natural, positivo y necesario, pero que a su vez debe seguir las leyes del Corán y la sunna, reflejándose en la jurisprudencia para de esta manera, llevarse a cabo de forma ordenada, distinguiendo entre el deseo que conduce al desorden y sexualidad lícita entre hombre y mujer.

En el islam, el acto sexual es algo más que una ceremonia que tiene como objetivo final engendrar una nueva vida. Permite y anima a buscar el placer sexual: «Entre Sus signos está haber creado cónyuges de entre ustedes para que encuentren sosiego, y dispuso entre ustedes amor y misericordia. En ello hay signos para quienes reflexionan» (Corán 30:21). Esta aleya es entendida por algunos intérpretes como placer sexual reservado al hombre, porque en algunas traducciones se habla de esposas creadas para el placer sexual del hombre, pero también encontramos indicios en el Corán de que la mujer no es sólo un mero instrumento de satisfacción de los deseos del hombre, sino que ella también debe beneficiarse de ese placer: «La noche del día de ayuno os está permitido tener relación sexual con vuestras mujeres; ellas son un vestido para vosotros y vosotros sois un vestido para ellas» (Corán 2: 187).

El acto sexual entre marido y mujer representa el acto creador de Dios, y por lo tanto la umma del islam buscará expresar la grandilocuencia de Allah, a través del sexo legal dentro del matrimonio, convirtiendo las prácticas anteriores a la llegada del profeta Muhammad, en halal. Esto va a significar que muchas de las prácticas de la yahiliya o época de la ignorancia preislámica, fueron adoptadas por los musulmanes y ajustadas a las leyes coránicas.