Inmigración irregular y los Menas: Problemas y oportunidades

Desde hace semanas se escucha por las noticias el inmenso número de inmigrantes que están llegando en pateras a las Islas Canarias. Y esta situación vuelve a poner de manifiesto una cuestión de la que se lleva años hablando: el tema migratorio en España y Europa.

El cruce en pateras desde África es una de principales vías de entrada de inmigrantes en Europa. Muchos han perdido la vida en el intento y muchos que no han podido lograrlo están dispuestos a volver a intentarlo y poner en peligro de nuevo sus vidas.

La cuestión inmigratoria

El problema migratorio consiste en el gran número de personas que están entrando ilegalmente en Europa y poniendo en peligro sus vidas. Para solucionar este problema se ha intentado aprobar diferentes leyes, como la posibilidad de redistribución de los inmigrantes en distintos países, la devolución en caliente o impedimentos en la futura legalización de los papeles de residencia.

Pero el problema real no es cómo gestionar a las personas que están llegando desde África, sino buscar la razón de su llegada y dar soluciones reales. Y uno de los problemas es la situación actual en África y en algunos países árabes, las guerras y la inestabilidad socioeconómica.

Son problemas que se conocen, pero de los que no se habla. Es necesario para la Unión Europea abordar estos conflictos, porque solo de esa forma se podrá controlar la situación migratoria en Europa. Y además de que una situación inestable en dichos países pone en peligro la economía europea, sus importaciones y exportaciones, sobre todo de materias primas.

En 2020 con la situación de la pandemia y la caída de la economía es un tema aún más hablado, pero se debe entender las circunstancias de las personas que están emigrando. Si la situación económica decae en Europa, el efecto en dichos países se ve ampliado exponencialmente hasta llegar a situaciones mucho más insostenibles.

Los MENA

Otro de los problemas del que se ha hecho eco estos días, ha sido el problema de los MENA (menores extranjeros no acompañados). Como menores de edad, el Estado se ve obligado a hacerse cargo de ellos hasta que cumplan la mayoría de edad. El problema se basa en como el Estado se hace cargo de ellos. Muchos viven en situaciones insostenibles e inhumanas, en centros masificados. Y no se trabaja en su adaptación a la sociedad europea.

Pero la verdadera cuestión es si realmente los MENA son un problema, o una posible solución a un futuro gran problema al que Europa deberá enfrentar, la natalidad. Según numerosos estudios, en 2050 España junto con otros países europeos, se convertirán en países envejecidos, por la falta de natalidad. Si se consigue dar a estos menores una buena educación, y darles el apoyo necesario para que consigan integrarse en la sociedad será una forma de solucionar el problema. De esta forma también se asegura el que los menores, una vez cumplida la mayoría de edad, no se vean involucrados en problemas como la delincuencia o las drogas, en cuyo caso el Estado y la Unión Europea tendrían un problema peor que no podrían ignorar.

Sin duda la situación migratoria es un problema de importancia máxima, que no se puede dejar de lado. Del mismo modo que representa un problema también es una oportunidad para prevenir otros problemas mayores de cara al futuro. Y sobre todo, en estos momentos, hay que recordar el simbolismo de la Unión Europea y lo que representa.