Jóvenes y depresión

Mas de un 65.5% de los jóvenes de entre 16 a 24 años sufren depresión en España según el INE.

Según la organización mundial de la salud (OMS) la depresión se define como “Un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.” Sin duda la depresión o cualquier trastorno psicológico es un tema tabú de la sociedad, y más entre muchos padres asiáticos y árabes, que lo ven como un problema incurable.

Para algunos padres cualquier problema se puede resolver con esfuerzo y dedicación. Sin duda el esfuerzo y la dedicación son necesarios en la vida. A la vez que se cuida la salud física, hay que cuidar también la salud mental. A menudo, se ve la salud mental como un tema banal. Pero, según los últimos estudios de la OMS, más de un 43% de los jóvenes de entre 18 a 24 años sufren depresión en todo el mundo, y más de un 65.5% en España. El Islam no solo apoya el bienestar mental, sino que insiste en el cuidado del estado metal a diario.

Para muchos de los jóvenes es muy difícil identificar la depresión o cualquier problema psicológico o emocional. Y aún más difícil comentarlo con los padres o amigos. Pero tienen que saber, tanto los padres como los jóvenes, que es normal tener depresión, que la mayoría la tiene y muchos de los afectados no saben identificarla. Pero si la depresión no se diagnostica puede volverse algo crónico que les afecte severamente.

Durante la pandemia de la Covid-19 se ha notado un aumento exponencial de casos de ansiedad entre los jóvenes, muchos de los cuales se ven por primera vez en esa situación. Y no saben identificarla o no saben qué hacer. El primer paso es aceptarla, y saber que es algo normal. Hay más probabilidad de sufrir una depresión que tener diabetes o asma a la misma edad. Una de las cosas que sin duda hay que hacer es compartir los pensamientos con los padres o amigos. Pero lo más importante es hablar con un profesional, a pesar de ser el paso más duro de dar. Un profesional es la persona indicada para ayudar a gestionar esa dolencia. Sin duda, si la depresión no se trata, solo se necesita un pequeño estímulo para volver a recaer. Y con el tiempo puede convertirse en algo peor, una depresión crónica. La depresión es un problema común que no se debe ver como una situación embarazosa, y el islam apoya la salud y el bienestar mental. Por tanto, no se debe de dejar de lado y hay que intentar curarla.