Musulmanes indios: Una comunidad alejada del extremismo y la radicalización

El rechazo de los musulmanes indios al extremismo aparentemente se ha consolidado en un país democrático como la India en las últimas décadas. Esto el resultado de una larga lucha para construir una sociedad india inclusiva. Cabe señalar que personas de diferentes castas, credos y culturas han vivido juntos en la India desde tiempos inmemoriales, pese a algunos intentos de dañar esta convivencia.

Se han presentado muchas situaciones que los musulmanes indios rechazaron y aborrecieron, pero ellos nunca siguieron el camino de la violencia y la insurgencia. Por el contrario, implementaron las enseñanzas del Sagrado Corán que los guía a ser modestos y gentiles en la Tierra, a dar lecciones de perdón y a tratar a cualquiera con compasión y amor. Siguiendo el ejemplo del pasado, los musulmanes indios han mantenido una buena relación con los no musulmanes, han convivido pacíficamente con ellos y han formado una sociedad homogénea.

Cuando el gobierno indio revocó el estatus especial de Jammu y Cachemira algunos creyeron que esto llevaría a amplias protestas de los musulmanes en India. Aunque una fuerte oposición fue mostrada por los musulmanes de Cachemira contra esta decisión, esta postura no fue apoyada por la mayoría de musulmanes en la India. Los musulmanes indios tienen una opinión unificada de que los musulmanes de Cachemira deberían permanecer en la India y promover el amor, la paz y la hermandad. Esta postura ha sido un revés para aquellos extremistas hindúes que han cuestionado la lealtad de los musulmanes indios. Ella muestra que los musulmanes indios nunca apoyan ningún movimiento y agitación que esté en contra del espíritu de la India. Ellos creen en la Constitución india, que les reconoce iguales oportunidades y derechos. La mayoría de los musulmanes indios quieren practicar su religión en un ambiente pacífico mientras disfrutan de una cordial relación con sus vecinos no musulmanes.

Las protestas contra el cambio en la Ley de Ciudadanía de 1955, que tuvo lugar el 11 de diciembre de 2019, fueron organizadas pacíficamente y se mantuvo la ley y el orden. Ellas nunca perjudicaron la paz y la armonía en el país. Desgraciadamente, los disturbios de Nueva Delhi, que costaron la vida a muchos hindúes y musulmanes, buscaron promover la violencia y la división en la sociedad. Algunos elementos antisociales echaron gasolina al fuego para promover sus ambiciones y agendas políticas. Sin embargo, la gran masa de estas comunidades nunca apoyaron esta violencia.

Hoy hay varios iconos sociales musulmanes dentro de la sociedad india, desde el actor de Bollywood Salman Khan hasta el industrial Azim Premji. Los musulmanes indios rechazan a aquellos que buscan promover la radicalización y el extremismo, que difama la imagen del Islam, que siempre aboga por vías moderadas. Ellos reflejan la belleza de un país que ha sido apreciado por el mundo durante un largo tiempo por haber creado un excelente ejemplo de paz y armonía, que puede ser replicado por el mundo en su conjunto.