El caso de Mesut Ozil, una oportunidad para los musulmanes de Europa

40
mesut ozil seleccion alemana futbol

La declaración de Mesut Ozil y su renuncia a participar en la selección nacional alemana de fútbol ha desencadenado uno de los mayores debates sobre el racismo y la integración en Alemania.

El caso de Mesut Ozil es un hito en Alemania, una señal fatal para millones de jóvenes de origen inmigrante.

Este caso refuerza sus sentimientos de no ser bienvenidos en Alemania. Si incluso un futbolista nacional y campeón mundial está expuesto al racismo y no recibe apoyo de los políticos, la sociedad y la Asociación Alemana de Fútbol, muchos se preguntan: ¿qué deberíamos hacer para ser aceptados como miembros plenos de esta sociedad?

Para los jóvenes musulmanes en Alemania, los sentimientos de exclusión son especialmente graves. Se sienten desfavorecidos no solo por su origen, sino también por su religión. En su carta de renuncia, Mesut Ozil pregunta si existen criterios para ser alemán que él no cumple.

“Mis amigos Lukas Podolski y Miroslav Klose nunca son llamados alemanes-polacos, entonces ¿por qué soy alemán-turco? ¿Es porque se trata de Turquía? ¿Es porque soy musulmán?”

Lo que dice Ozil en su declaración de renuncia no es nuevo. Ozil simplemente describe lo que muchas personas de origen inmigrante siempre han pensado y cómo siempre se han sentido. No es nuevo, pero ahora ha sido expresado en palabras por alguien que tiene un público amplio que va más allá de las fronteras alemanas. El mundo entero está discutiendo de repente la vida interior de los musulmanes en general y de los musulmanes alemanes de origen turco en particular:

“Soy alemán, si ganamos; si perdemos, soy un inmigrante”

En Alemania y Europa, hemos experimentado una creciente xenofobia durante muchos años, lo que es particularmente evidente cuando se trata de comunidades musulmanas. Los musulmanes están en el centro de atención pública como ninguna otra comunidad en Europa. En las disputas públicas, a menudo son retratados como un grupo supuestamente atrasado, no ilustrado, inculto y violento que debe ser temido.

Numerosos estudios ya han investigado y revelado las consecuencias negativas de estos debates públicos. Tal como está, muchas personas temen a los musulmanes, evitando cualquier contacto si pueden. Y estas no son solo personas de la extrema derecha política, sino incluso personas comunes.

En la vida diaria, las personas experimentan los efectos en casi todos los ámbitos de la vida. Están en desventaja en su búsqueda de trabajo y vivienda, y no se les permite usar pañuelos en la cabeza en algunos lugares públicos debido a las regulaciones legales en algunos estados federales.

No es raro que la islamofóbia se manifieste a través de actos violentos y criminales dirigidos contra los musulmanes. El rechazo a los musulmanes ha llegado a un punto en el que ya no se ofrecen a menudo expresiones de solidaridad cuando se llevan a cabo ataques incendiarios contra mezquitas o cuando se ataca a mujeres en la calle por llevar un pañuelo en la cabeza.

El alcance del rechazo a los musulmanes ahora se puede ver incluso en la recepción de refugiados, la mayoría de los cuales también provienen de países de mayoría musulmana. Según una encuesta representativa, la sociedad alemana sería más receptiva si los refugiados en general fueran de una creencia diferente.

Parece que no habrá ninguna dimisión en la Asociación Alemana de Fútbol. En una declaración, el presidente de la DFB, Reinhard Grindel, admitió los errores al tratar el caso, pero no habló de consecuencias personales o profesionales.

Esto también refuerza la impresión fatal entre las minorías étnicas y religiosas de que no todo está tan mal, porque al final “solo se trata de un turco”.

A pesar de la adversidad, no debemos enterrar nuestras cabezas en la arena. El caso de Ozil solo sacó a la luz un mal y lo hizo visible. Podemos ver esto como una oportunidad y finalmente tener un debate abierto y honesto sobre el racismo en Alemania y Europa.

Podemos transformar la indignación por la forma en que Ozil es tratado en energía y discutir juntos cómo fue posible que un partido de extrema derecha como el AfD entrara en el Bundestag y por qué los extremistas de derecha se encuentran en casi todos los parlamentos de Europa.

También podemos usar esta oportunidad para interrogarnos a nosotros mismos. Por ejemplo, podemos preguntarnos qué errores cometimos los musulmanes para que la islamofobia pueda aumentar tanto. La autorreflexión y la autocrítica son virtudes y signos de fortaleza, no de debilidad. Podemos aprovechar esta oportunidad para conversar con nuestros vecinos, amigos y todas las demás personas que nos rodean.

Para nosotros, los musulmanes en Alemania y Europa, no hay alternativa. Debemos mantener debate y oponernos con todas nuestras energías a todas las formas de racismo.

Para nosotros, la lucha contra la xenofobia y el racismo antimusulmán no tiene alternativas simplemente porque vivimos en Europa, estamos enraizados en este continente y vemos nuestro futuro aquí. La idea romántica de los musulmanes de origen turco de hace cincuenta o sesenta años de que iban a Alemania a hacer y ahorrar algo de dinero para volver después a Turquía ya no existe.

Por lo tanto, nuestro objetivo debe ser luchar por una sociedad diversa y plural hasta que todos, independientemente de su origen, idioma, color o religión, puedan vivir en pie de igualdad y sin discriminación.