El consumismo y el derroche en Ramadán, una violación del espíritu del ayuno

En la concepción neoliberal de la sociedad, cualquier oportunidad es buena para vender mejor y animar a los individuos a consumir más. Incluso el ayuno en el mes de Ramadán, un acto de devoción, trascendencia y superación de nuestros instintos, cae ahora en la trampa de la sacrosanta doctrina neoliberal del mercado. Se ha convertido en una cita importante en la agenda de los planes de marketing de las principales marcas comerciales, especialmente en la industria alimentaria.

En la mayoría de los países musulmanes, es difícil durante este período escapar de la exageración de estas empresas, que aparentemente exhiben productos alimenticios (comidas cocinadas, caldos, leche, etc.) con el sello habitual “Ramadan Mubarak”. Estos anuncios comerciales diseñados especialmente para el Ramadán parecen tener más resonancia entre la población. De hecho, la sensación de hambre provocada por el ayuno abre el apetito y hace que los ayunantes sean más receptivos a los mensajes subliminales de los anunciantes. ¡Esta asociación de ideas del “consumo de Ramadán” es una tontería total y una traición al espíritu de Ramadán!

El bendito mes de Ramadán se ha vuelto así especialmente en una oportunidad para las grandes cadenas minoristas, que para la ocasión instalan estanterías de productos alimenticios “Especial Ramadán”, vaciados rápidamente por los consumidores, cuya propensión a comprar se ve potenciada por el ayuno. En Senegal, un responsable de una cadena de distribución revela que durante este periodo “el aumento del consumo familiar es espectacular… la facturación que se consigue durante el Ramadán es equiparable a la de las vacaciones de Navidad (50% de aumento respecto al periodo normal)”.

Sin embargo, esta inquietante constante es observable en la mayoría de los hogares musulmanes. En Marruecos, el Haut Conseil du Plan (HCP) revela que en 2016, durante el Ramadán, el gasto en alimentación aumentó un 37 %. En Túnez, según las estadísticas del Instituto Nacional de Consumo (INC), el consumo de todos los alimentos básicos aumenta durante el Ramadán: +60% para el consumo de azúcar, +41% para la carne de pollo, +420% para el consumo de atún.

En Francia, según los resultados de un estudio realizado por la firma Solis, el gasto en alimentación de los hogares musulmanes aumenta un 30% durante el mes de Ramadán.

Es cierto que durante este mes el impulso de la generosidad y el compartir es más marcado. Esto puede provocar un exceso de gastos que es perfectamente comprensible. Pero lo que aquí está en cuestión es esa tendencia consumista de nuestras sociedades que se acentúa durante el Ramadán y que muchas veces provoca un derroche muy importante.

Esta tendencia al sobreconsumo tiene como consecuencia directa el despilfarro, pues buena parte de los alimentos que se adquieren acaban en la basura, ya que las cantidades adquiridas suelen ser superiores a las necesidades reales. Según el informe de la organización France Nature Environnement, “… en Argelia, durante el Ramadán, de los 10 millones de quintales de hortalizas comprados durante este período, 500.000 serán tirados a la basura; las baguettes que se tirarán a la basura son 120 millones de los 4.100 millones comprados. Lo mismo ocurre con 12 millones de litros de leche de los 150 millones comprados. En Bahrein, más del 40 % de la comida que se prepara cada día durante el Ramadán podría acabar en la basura.

¿Sigue siendo necesario recordar que el despilfarro está formalmente proscrito por el Corán: “Y da a tus familiares sus derechos y a los necesitados y al viajero y no seas derrochador. En verdad, los derrochadores son hermanos de los demonios” (17:26/27) o “Comed y bebed, pero sin excesos, pues a Él no le agradan quienes se extralimitan” (7:31).

Noches de Ramadán y festivales

Una nueva tendencia que se observa durante el mes de Ramadán es la organización de fiestas, conciertos o festivales de música cultural o religiosa durante el Ramadán. A veces llamados “layaali ramadan” en Túnez, “noches de Ramadán” en París, “festival del salam” en Senegal o “noches blancas de Ramadán” en Argelia, estos eventos culturales participan y refuerzan la percepción del Ramadán como un período festivo y recreativo. . . Pero en ninguna parte del Libro Sagrado o en la Tradición del Profeta (PB), el mes de Ramadán se asimila a una fiesta. Por el contrario, en la pura tradición musulmana, las noches de Ramadán se dedican a la devoción y las oraciones teniendo en cuenta los inestimables méritos y bendiciones que ello conlleva. En un hadiz narrado por Bujari y Muslim, el Profeta Muhammad (PB) dice: “A quien pase las noches de Ramadán en oración con fe y esperando la recompensa (de Dios), sus pecados anteriores serán perdonados”.

Reconectar con el verdadero significado del ayuno

En su significado etimológico, el “siyam” (acción de ayunar) tiene un doble significado. Hace referencia a la idea de “detención, abstinencia”, pero también de “elevación”. Abstenerse de comer, beber, trascender los propios deseos, controlar el lenguaje… para elevarse espiritualmente y alcanzar la piedad. Tal es el significado profundo del ayuno en el Islam.

El ayuno en el mes de Ramadán es el cuarto de los cinco pilares del Islam. Fue prescrito en el año 2 de la Hégira por la revelación de la aleya “¡Oh, los que creéis! Se os ha ordenado que ayunéis, de la misma manera que fue ordenado a quienes os precedieron. Quizás así seáis temerosos de Dios” (2:183).

También es el mes de la revelación del Corán. “Es el mes de Ramadán en el que el Corán fue enviado como guía para las personas y prueba clara de la dirección correcta y el discernimiento” (2:185). Los méritos de este mes son incalculables. Es el mes de la Misericordia, el Perdón y la Bendición. En un hadiz narrado por Bujari, el Profeta (PB) dijo: “A quien ayune el mes de Ramadán con fe esperando la recompensa divina, sus pecados anteriores le serán perdonados”.

El ayuno es un acto de adoración de largo alcance cuyo único propósito es obtener la satisfacción de Dios. Es una práctica que cultiva el autocontrol, la superación personal y el despertar espiritual en el individuo. Es una escuela que nos forma en la perseverancia, la autodisciplina y la generosidad, cualidades indispensables para alcanzar la piedad, verdadero fin de los musulmanes.

El ayuno también inculca en su seguidor la templanza y la moderación en los deseos. ¡Es lo opuesto al consumo excesivo, al derroche y a la ideología consumista!

En nuestro contexto, el ayuno significa decir “No” a quienes quieren reducir al hombre a su simple función de consumidor y productor y cuyo único fin es maximizar su utilidad.

Un ayuno bien entendido y bien aplicado no puede acomodarse al desperdicio de alimentos o las veladas festivas.

FuenteThierno Mouhammed Said Diop - Oumma
Artículo anteriorIftar multitudinario en Seine-Saint-Denis
Artículo siguienteMusulmanes en Galicia buscan la construcción de un cementerio islámico