Cómo el islam promueve el respeto a los profesores

La falta de respeto a los docentes, científicos y adultos en general es una enfermedad de hoy y, en consecuencia, un tema muy relevante. Por falta de educación, la juventud actual es muy negligente en materia de respeto, pese a su importancia para construir una sociedad segura y equilibrada.

El respeto juega un papel importante en el logro del conocimiento y la gracia en el islam. Grandes eruditos como Abu Hanifa, Ash-Shafi’i, Malik in Anas, Ahmad ibn Hanbal, Said-Afandi al-Chirkawi, Hasan Jilmi al-Qahiya y otros (que Al-lah esté complacido con ellos) dijeron:

“El grado de una persona no ha subido sino observando el respeto, y el nivel de una persona no ha bajado excepto dejando de lado el respeto”, ya sea un grado espiritual (maqam) o un grado físico (conocimiento explícito).

Dios Todopoderoso ordena mostrar respeto a Su Mensajero dirigiéndose a los creyentes, y los incidentes de la vida del Profeta (PB) son una guía para nosotros. El Corán dice:

“¡Oh, creyentes! Nos pongáis nada por delante de Dios y Su Mensajero y sed temerosos. En verdad, Dios todo lo oye, todo lo sabe.
¡Oh, creyentes! No levantéis vuestras voces sobre la voz del Mensajero y no le habléis a gritos como os habláis los unos a los otros, no sea que vuestras obras se malogren sin que os deis cuenta.
En verdad, quienes bajan su voz ante el Mensajero de Dios son a quienes Dios ha elegido sus corazones para el temor. Tendrán perdón y una recompensa inmensa.” (49:1-3)

Debido a que los científicos y profesores son los herederos del Profeta (PB), esto significa que el respeto también debe corresponder a su estatus.

En este material, consideraremos la ética de la relación de un estudiante con un profesor, y estos son los siguientes puntos que los sabios musulmanes han establecido, guiados por el Corán y la Sunnah:

1) Comienza el primer saludo, en señal de respeto y reverencia al profesor.

2) No hables demasiado delante del profesor.

3) No hables de lo que el profesor no preguntó.

4) No preguntes al profesor (sobre nada) sin su permiso, es decir, pide permiso para hacer una pregunta primero.

5) No le hables al profesor objetando y diciendo: “Alguien dijo lo contrario”, etc., es decir, no discutas con él.

6) No es necesario indicar que el profesor se equivocó para mostrar nuestro conocimiento en una materia.

7) No es costumbre que un alumno hable con alguien sentado a su lado en presencia de un profesor, como solemos hacer.

8) Un alumno respetuoso no mirará a su alrededor, sino que se sentará tranquilo frente al profesor mirándole a él.

9) El alumno no debe alzar la voz en presencia del profesor.

10) Es recomendable no llamar al maestro por su nombre, sino dirigirse a él como “Señor” o “Profesor”.

Estos son los puntos principales que deben observarse si una persona está en el camino del aprendizaje del conocimiento y si el aspirante quiere recibir la gracia del conocimiento y esa nur (luz) que proviene del mismo Profeta (PB) .

Las mismas reglas deben observarse en la comunicación con los maestros espirituales.

Recordemos un caso históricamente confiable que le sucedió a un ser de conocimiento, cuyo nombre era Azazil, y ahora es Iblis, el maldito Satanás. Él estaba bien informado, incluso predicó a los ángeles en el cielo, pero ¿realmente este conocimiento lo ayudó a escapar del error? No, porque no mostró respeto y humildad hacia Dios, sino que desobedeció el mandato del Todopoderoso y mostró orgullo, por lo que Dios lo maldijo.

Iblis conocía mejor que nadie las consecuencias y el castigo por la desobediencia, pero simplemente se dejó gobernar por su orgullo.

VIAMundoislam
Artículo anteriorInstitución municipal de Córdoba recibe el premio Averroes 2022 por su apuesta por el concepto halal
Artículo siguienteLos vinos halal, sin una gota de alcohol: ¿Un mercado en alza?