El Corán señala que la Tierra es redonda

El hecho de que la Tierra sea redonda no sorprende hoy a nadie. Pero no siempre fue así. Una vez que la Tierra se consideró plana, y la afirmación sobre una Tierra redonda se consideraba una completa tontería, que incluso podría llevar a la ejecución de quien se atreviera a expresarla en la Europa medieval. Sólo a finales de la Edad Media, bajo la presión de los descubrimientos geográficos, la “tierra redonda” recibió el derecho a ser mencionada. Sin embargo, el Corán, enviado a la humanidad hace más de 1.400 años, ya contenía información sobre la forma esférica de la Tierra.

Por lo tanto, el Corán dice sobre el cambio del día y la noche:

“¿No has visto cómo hace Dios que la noche entre en el día y el día entre del flujo suave de la luz del día a la oscuridad y viceversa. Un fenómeno similar solo puede ocurrir si la Tierra es una esfera, pero no un plano, ya que de lo contrario el cambio de día y noche se produciría instantáneamente.en la noche y ha sometido al Sol y a la Luna, haciendo que cada uno de ellos se mueva hacia un plazo establecido, y que Dios está bien informado de lo que hacéis?” (31:29)

“Él ha creado los cielos y la Tierra con la Verdad. Él hace que la noche cubra al día y que el día cubra a la noche. Y somete el Sol y la Luna. Cada uno fluye en su curso el tiempo establecido”. (39:5)

Estos versículos describen el proceso del flujo suave de la luz del día a la oscuridad y viceversa. Un fenómeno similar solo puede ocurrir si la Tierra es una esfera, pero no un plano, ya que de lo contrario el cambio de día y noche se produciría instantáneamente.

Por lo tanto, no es sorprendente que incluso en el siglo IX los eruditos musulmanes estuvieran convencidos de que la Tierra tenía una forma esférica. En los siglos IX-X, los hermanos Banu Musa calcularon la longitud de la circunferencia de la tierra. Un astrónomo del siglo XI, Muhammad al Biruni, mostró que el planeta gira sobre su eje y alrededor del sol. El científico pudo calcular el área de la superficie terrestre. El método aplicado en este caso se conoce en Europa como la “regla Biruni”.