Cuatro recompensas por alimentar a un ayunante

Cabe señalar aquí que servir a las personas comida y bebida es una de las acciones nobles por las que se promete una gran recompensa. El Sagrado Corán y la Sunnah del Mensajero de Dios describen los méritos y el grado de aquel que alimenta al hambriento y da agua al sediento.

Suhaib ar-Rumi (que Al-lah esté complacido con él) narró que el Profeta dijo: “El mejor de vosotros es el que sirve comida y responde al saludo”. (Imam Ahmad).

Sin embargo, la peculiaridad del Ramadán es que por las buenas acciones realizadas este mes, la recompensa aumenta muchas veces. Esto muestra la gran misericordia del Señor. Entonces, ¿cuáles son las cuatro recompensas para quien alimenta al que ayuna?

1. Una recompensa igual a la de la persona que ayuna.

Zayed bin Khalid al Yuhni (que Al-lah esté complacido con él) narró que el Profeta (PB) dijo: “Quien alimente al que está ayunando cuando rompe el ayuno recibirá la misma recompensa que el que observó el ayuno, y al mismo tiempo, la recompensa del ayuno del ayunante no disminuirá en lo más mínimo” (Tirmidhi, Al Nasai, etc.).

2. La bendición de los ángeles durante el mes de Ramadán

Salman (que Al-lah esté complacido con él) narró que el Mensajero del Señor (PB) dijo: “Quién alimente al ayunante con comida y bebida de la herencia permitida, será bendecido por los ángeles durante el Ramadán y Yibril (que la Paz sea con él) estará con el en la noche del Qadr (Laylat-ul-Qadr)” (Imam at-Tabrani).

3. El perdón de pecados

El Profeta Muhammad (PB) dijo: “El alimentar a una persona que ayuna en el mes de Ramadán se convertirá para el que lo haga en una causa del lavado de los pecados, en una causa de la liberación del Fuego del Infierno, recibirá la misma recompensa que el que observó el ayuno y esto no disminuirá la recompensa de quien realiza el ayuno”. Cuando los Compañeros se quejaron diciendo:”No todos tenemos algo que pueda ser ofrecido a alguien que está ayunando”, el Mensajero de Dios (PB) dijo: “Esta es la recompensa que Al-lah otorga a quien alimenta a la persona que ayuna, incluso si se trata de un dátil o un sorbo de agua o leche diluida con agua” (Ibn Yuzaimah).

4. La petición de bendiciones del Profeta (PB)

Anas (que Al-lah esté complacido con él) narró que una vez el Profeta (PB) fue a ver a Saad bin Ubada (que Al-lah esté complacido con él), quien le dio pan y mantequilla. El Profeta (PB) dijo: “Que los que ayunan rompan su ayuno, que los justos participen de tu comida y que los ángeles te bendigan” (Imam Abu Daud).