El manto negro de la Kaaba

Kaaba: los ojos de todos los musulmanes del mundo se dirigen a ella durante la oración. Cada año, millones de peregrinos acuden a ella para realizar los ritos del Hayy (Peregrinación). Esta estructura en forma cúbica es el edificio más venerado del mundo. Hoy en día, la Kaaba está cubierta con un Kiswa, un manto de tela negra en la que están bordados los versos del Corán en plata y oro. ¿Pero esta Casa de Dios siempre se ha visto así?

Algunas fuentes informan que el primero que comenzó a decorar la Kaaba con un manto fue el profeta Ismail (Ismael), el hijo del profeta Ibrahim (Abraham) (Que la Paz sea sobre ellos). Otras fuentes indican que fue el rey de Yemen, Assad Abu Karib.

Desde entonces hasta ahora, no ha habido un período en el que la Kaaba permaneciera descubierta. Bajo el Profeta (PB) el manto era material de Yemen que tenía rayas blancas y rojas. El Kiswa en ese período, y durante los primeros cuatro califas, se renovaba una vez al año. Y bajo el califa abbasí Al Mamun, el velo de la Kaaba se cambió tres veces al año: al comienzo del mes de Rajab, la Kaaba estaba decorada con un manto hecho de material blanco, el día 29 del mes de Ramadán era cambiado por otro rojo, y antes del día de Araf, la Kaaba era nuevamente decorada con tela roja nueva.

Bajo los fatimíes, el Kiswa ya era blanco, y bajo el sultán Mahmud Sabuk Tekin era amarillo.

El color negro del velo de la Kaaba, que ha sobrevivido hasta el día de hoy, fue introducido por el califa abasí An Nasir. Es cierto que al principio, de acuerdo con sus instrucciones, el Kiswa tenía un color verde, pero luego ordenó que fuera negro. La tradición de quitar los viejos mantos también está relacionada con An Nasir. Antes de eso, cada nuevo Kiswa se colocaba sobre los viejos y las capas de tela acumuladas representaban una amenaza para las paredes de la Kaaba.

Durante varios siglos, la Kiswa se fabricó en Egipto a partir de materiales locales y se importó de la India, Sudán e Iraq. Pero en el siglo XX, por decreto del primer rey saudí Abd al Aziz ibn Saud, se fundó en La Meca una fábrica de tejido especial para la fabricación de la manta de la Kaaba, y desde 1927 hasta la actualidad se produce el Kiswa en ese país.

El área total del Kiswa moderno es de 658 metros cuadrados y consta de 47 partes, cada una de 14 metros de largo y 101 cm de ancho. El material está decorado con versos del Corán bordados con hilos de oro y plata. También hay un bordado con los 99 nombres de Al-lah y las palabras de la shahada y el tasbih hechas con hilos negros. La producción de un Kiswa consume 670 kg de seda y 150 kg de oro y plata para el bordado de los versos.

Tradicionalmente, un mes antes del inicio del Hayy, se entrega un nuevo Kiswa a la familia Al Shaibi. Después de lavar la Kaaba, se quita el velo viejo y se coloca uno nuevo. El Kiswa se envuelve alrededor de la Kaaba y se fija a su base con anillos de cobre.

El antiguo Kiswa se pone a disposición de los guardianes de la Kaaba y el Sharif de La Meca. Se corta en pedazos y se entrega a los peregrinos.