¿Qué significa Jesús (Isa) para un musulmán?

“Entonces, ¿qué vas a hacer para Navidad?”, preguntó un pastor, un buen amigo mío, después de un panel de discusión interreligioso en Zoom en el que ambos habíamos participado. Yo respondí: “¡Ahorrar mi dinero!”.

Él respondió en broma: “Oh, está bien, me aseguraré de volver a contactarte en el Eid y veremos cómo va ese ahorro de dinero”.

Luego tuvimos una agradable conversación sobre las vacaciones y los rituales: por qué los musulmanes no intentamos tener un Santa Claus en el Eid (¡acordamos que podría tener la misma barba!), Y nuestro tema favorito: Jesús (Isa) (la paz sea con él).

Jesús (la paz sea con él) es verdaderamente especial para los musulmanes, y no en un sentido superficial o ambiguo. Jesús, uno de los profetas y mensajeros más importantes de Dios, es mencionado en el Corán 25 veces, con un capítulo completo que lleva el nombre de su honrada madre, la Virgen María, de quien nació milagrosamente y a quien algunos eruditos musulmanes han considerado profeta.

Para los musulmanes, Jesús también es el Mesías elegido para regresar a esta tierra en sus últimos días (aunque las implicaciones del término Mesías difieren entre musulmanes y cristianos), y se distingue en el Más Allá con un lugar especial en el Paraíso.

No es una exageración decir que no podría ser musulmán sin creer en Jesús. El Islam tiene seis artículos de fe: la fe en Dios, los Ángeles, las Escrituras divinamente reveladas, los Mensajeros de Dios, el Día del Juicio y el Decreto Divino. No creer en cualquiera de esos artículos de fe es no creer en el islam, y rechazar a cualquier mensajero de Dios (desde Adán a Noé, Abraham a Moisés, Jesús a Muhammad) es rechazar el islam.

Entonces, si bien los musulmanes diferimos fundamentalmente de nuestros hermanos cristianos en la Trinidad y la crucifixión, nuestra creencia en Jesús es fundamental para nuestra fe.

Pero, ¿tengo una conexión diaria con Jesús?

La historia de Jesús, su nacimiento milagroso, sus milagros, creencias religiosas, etc., están presentes en todo el Corán. Dado que los musulmanes recitan el Corán a diario en sus cinco oraciones diarias, e idealmente fuera de sus oraciones diarias, ya sea con el propósito de devoción o memorización, el nombre y la historia de Jesús se recitan naturalmente a menudo.

Por ejemplo, el tercer capítulo del Corán se llama “Ale Imran”, que significa “la Familia de Imran”. Muchas tradiciones cristianas conocen a Imran como Joaquín, el padre de María. El quinto capítulo del Corán, “Al Maida” o “La mesa servida”, se refiere a Jesús festejando con sus compañeros. En estos lugares, así como en el capítulo dedicado a María, Jesús está presente en nuestro pensamiento.

También hay numerosas historias morales de Jesús que se encuentran en los hadices (los dichos del Profeta Muhammad) y en todos los libros de eruditos y sabios islámicos a lo largo de la historia.

En la colección de hadices más conocida, la del Imam Bujari, se dice que el Profeta Muhammad dijo que Jesús una vez vio a un hombre robando y le preguntó: “¿Robaste? Él dijo: “No, por Dios, el Ünico que tiene derecho a ser adorado”. Jesús respondió y dijo: “Creo en Dios y sospecho de mis ojos”. La lección de la historia es asumir el bien de la gente y no caer en sospechas.

Un sentimiento similar se transmite en un dicho recopilado por el Imam Malik, uno de los cuatro grandes imanes del Islam sunní, quien dijo: “Jesús, el hijo de María, dijo: “No hables mucho sin recordar a Dios, porque al hacerlo, endureces tu corazón. Seguramente un corazón endurecido está distante de Dios, aunque no lo sepas. No mires, como un señor, las faltas de los demás. Más bien, como siervo, mira tus propias faltas. En verdad, la humanidad consta de solo dos tipos, los afligidos y los sanos. Por tanto, ten misericordia de los afligidos y alaba a Dios por tu bienestar”.

El gran Imam Al Ghazali, famoso por sus obras sobre espiritualidad, escribió: “Jesús dijo: “Nunca obtendrás lo que deseas, excepto a través de la paciencia con lo que desprecias”.

Nuestra conexión, sin embargo, va más allá de las menciones de las enseñanzas de Jesús en nuestros escritos sagrados. A través de numerosos dichos como el anterior, varias obras islámicas discuten cómo aplicar las palabras de Jesús para que tengan el impacto deseado en nuestra vida diaria.

De este modo, mientras que los musulmanes modelamos nuestras vidas según la vida cuidadosamente documentada del Profeta Muhammad, creemos que el credo y el carácter de los profetas de Dios son uno. El Profeta Muhammad (la paz sea con él) dijo: “Yo soy el más cercano de la gente a Jesús, el hijo de María, en esta vida y en el Más Allá”.

Se le preguntó: “¿Cómo es eso ¡Oh Mensajero de Dios!?” El Profeta respondió: “Los Profetas son hermanos de un padre con diferentes madres. Tienen una (misma) religión”.