El calendario islámico

Muchos musulmanes de todo el mundo celebraron el primer día del nuevo año del calendario islámico, también conocido como el calendario Hiyri (o de la Hégira), el viernes 21 de agosto.

Ese día marcó el comienzo del año 1442 del calendario islámico y es un día festivo en la mayoría de los países de mayoría musulmana.

Establecido por primera vez en el año 622 d.C., el calendario islámico consta de 12 meses lunares, con un total de 354 o 355 días por año.

En la mayoría de los países, el uso principal del calendario es ahora determinar las fechas de eventos religiosos, como Aid al Fitr, Aid al Adha y el mes sagrado de Ramadán.

La Hiyra o Hégira

El primer año del calendario islámico marca la Hiyra o Hégira (Emigración) del Profeta Muhammad (PB) en el 622 d. C. desde su ciudad natal, La Meca, hasta Yathrib, actualmente llamada Medina.

El evento tiene un significado especial para los musulmanes, ya que fue después de la Hégira cuando el Islam ganó muchos seguidores.

Según la tradición musulmana, el Profeta Muhammad (PB) abandonó La Meca después de que Dios le advirtiera de un complot de asesinato en su contra.

Después de la Hégira, el Profeta Muhammad (PB) ganó más seguidores y el Islam comenzó a expandirse a gran escala en la Península Arábiga, así como en Persia y África.

Calendario pre-islámico

Los musulmanes comenzaron a usar el calendario islámico en el año 17 después de la Hégira, aproximadamente siete años después de la muerte del Profeta Muhammad (PB).

Antes del establecimiento del calendario islámico, los musulmanes usaban un calendario lunar, con denominaciones de mes similares al islámico. Sin embargo, no hacían un seguimiento numérico de los años y solo los referenciaron en función de la ocurrencia de eventos importantes.

El ejemplo más famoso de los nombres de los años es “A’am al-Fil” (El año del elefante), que coincidió con el 571 d. C. y se conoce comúnmente como el año de nacimiento del Profeta Muhammad (PB).

El nombre del año deriva de la historia, mencionada en el Corán, de Abraha, un gobernante cristiano de Yemen. Marchó sobre La Meca con un gran ejército, incluidos elefantes de guerra, con la intención de demoler la Kaabah, el lugar más sagrado del Islam hoy, que era también entonces un lugar de peregrinación en la región.

Sin embargo, según la historia, los elefantes se negaron a destruir el lugar sagrado y una bandada de pájaros arrojó piedras de arcilla sobre el Ejército para proteger La Meca.

Establecimiento del calendario islámico

Los musulmanes establecieron el calendario islámico bajo el mandato del segundo califa, Umar Ibn al Jattab. La razón principal detrás del establecimiento del calendario fue la expansión sin precedentes del Califato Islámico, que empujó a los musulmanes a adoptar un calendario unificado para contar los años.

El califa Umar Ibn al Jattab sugirió la adopción de la Hégira como el inicio del calendario islámico, lo que todos los Compañeros del Profeta aprobaron.

Otra sugerencia para el comienzo del calendario islámico fue el año en que el Profeta Muhammad recibió sus primeras revelaciones, aproximadamente en el 610 d. C. Sin embargo, los compañeros prefirieron la primera opción porque la Hégira representaba el nacimiento real de una nación islámica.

Al establecer el calendario islámico, los Compañeros tenían opiniones diferentes sobre cuál debería ser el primer mes. Muchos sugirieron el mes de Safar, ya que fue el mes en que el Profeta Muhammad emigró de La Meca a Yathrib.

Al final, acordaron el mes de Muharram porque llega justo después de la temporada del Hayy, uno de los rituales anuales más importantes para los musulmanes.

Diferencia con el calendario gregoriano

Los años hijri tienen 354 días, ocho horas y 48 minutos, la duración que tarda la luna en dar la vuelta a la Tierra 12 veces. Esto hace que el calendario islámico sea de 11 a 12 días más corto que el calendario solar gregoriano.

La diferencia de duración hace que los calendarios islámico y gregoriano no estén sincronizados. Los dos calendarios marcan un nuevo año aproximadamente el mismo día solo una vez cada 33 años.

La diferencia también empuja gradualmente el calendario islámico más cerca del calendario gregoriano por año. Mientras que 622 años separaron los dos calendarios en el establecimiento del calendario islámico, hoy, solo 578 años los separan.

A lo largo de sus más de 14 siglos de existencia, el calendario islámico ha documentado guerras y treguas, nacimientos y muertes, y celebraciones y duelos en todo el mundo musulmán. Hoy, en un contexto multicultural, coexiste con el calendario civil y conecta a los musulmanes con su historia y rituales más sagrados.