La oración como pilar del Islam

Las cinco oraciones diarias obligatorias se prescribieron durante la noche en que el Profeta (PB) ascendió a los cielos, mientras que los mandatos para los actos de adoración restantes se revelaron al Profeta (PB) en la tierra. Esto indica el estatus especial y la importancia de la oración como acto de adoración.

Es el único pilar del Islam que se repite cinco veces al día, y nunca se abandona, excepto por la mujer durante su período menstrual y el sangrado posparto.

Es una de las obras más virtuosas, y más amada por Al-lah. El Profeta (PB) dijo: “Sabed que lo mejor de vuestras obras son las oraciones, y solo un verdadero creyente mantiene el estado de ablución”. (Ahmad)

Es la columna vertebral de la religión y la frescura de los ojos de los justos. El Profeta (PB) dijo: “El más importante de todos los asuntos es el Islam y su médula espinal es la oración”. (Ahmad)

El Corán dice: “Pero si se arrepienten y hacen la oración y pagan el zakat serán vuestros hermanos en la creencia”. (9:11)

Y el Profeta (PB) dijo: “La oración es lo mejor en lo que uno se puede ocupar, así que realiza la mayor cantidad posible”. (Ahmad)”.

“Cuidad vuestras oraciones y, (especialmente), la oración del medio (Asr) y permaneced ante Dios con humildad”. (2:238)

Eleva el nivel de una persona y expía los pecados. El Profeta (PB) dijo: “Si hay un río de abundante caudal frente a la casa de uno de ustedes en el que se baña cinco veces al día, ¿Queda suciedad en él? Dijeron: “No quedará suciedad en él”. Luego dijo: “Ese es el ejemplo de las cinco oraciones diarias obligatorias por las cuales Al-lah borra los pecados. (Al Bujari y Muslim).

Rescata del Infierno, protege contra el peligro y permite a una persona ganar el Paraíso. El Profeta (PB) dijo: “El que reza antes del amanecer (oración del Fayr) y antes del atardecer (oración del Asr) no entrará en el Fuego del Infierno”.

“Y aquellos que respetan lo que se les confía, cumplen sus promesas y protegen sus oraciones, esos serán los herederos. Ellos heredarán el Paraíso en el que estarán eternamente”. (23:9-11)

Es lo primero por lo que el siervo será responsable. El Profeta (PB) dijo: “Lo primero por lo que el siervo será responsable el día de la Resurrección es su oración; si es bueno (al realizarla adecuadamente y a tiempo), todos sus asuntos serán buenos, y si se arruina (al descuidarla), todos sus asuntos se arruinarán”. (At Tabaraani).

Es una provisión en el camino, relajación para el alma, luz para el corazón, purificación para el espíritu y una señal de salvación. El Profeta (PB) dijo: “¡Oh, Bilaal! Llama al Iqaamah para que nuestros corazones se relajen”. (Ahmad y Abu Daud).

Es una forma de expresar aprecio y gratitud, además de ser un tesoro lleno de la exaltación de Al-lah, el Todopoderoso, y de glorificación y alabanza a Él. Cuando se le preguntó al Profeta (PB) sobre el motivo de su oración excesiva, dijo: “¿No debería ser el siervo (de Al-lah) agradecido? (Al Bujari y Muslim)

La oración protege contra las malas inclinaciones y los pecados y también contra la incredulidad, el politeísmo etc. También es una cura para las enfermedades espirituales. “Recita lo que te ha sido revelado de la Escritura y haz la oración. En verdad, la oración protege del pecado y la equivocación y el recuerdo de Dios es más grande. Y Dios sabe lo que hacéis”. (29:45)