Al Azhar publica una fatua sobre el coronavirus y el ayuno de Ramadán

Es en circunstancias extremadamente difíciles y dolorosas, marcadas por la desastrosa propagación del Covid-19, que el Ramadán se celebrará pronto.

Ahora que una verdadera calamidad ha descendido en nuestro vasto mundo, muchas preguntas asaltan a los musulmanes, con el acercamiento del mes sagrado. Una de ellas está en boca de todos y surge con particular agudeza: ¿pueden los musulmanes ayunar sin exponerse a graves riesgos para su salud en el momento de una pandemia?

El consejo científico del Centro Mundial de Fatuas en Al Azhar considera que un musulmán no puede interrumpir su ayuno, a menos que los médicos crean, con una evidencia científica que lo respalde, que la privación de alimentos y bebida desde el amanecer hasta la puesta del sol debilite el cuerpo hasta el punto de que quede indefenso frente al virus.

También insistieron en que los expertos médicos aún no habían decidido la cuestión y que, mientras esperaban su opinión, los musulmanes no deben ceder ni al pánico ni a la ansiedad en el tema del coronavirus ni creer todos los rumores que aparecen en las redes sociales.

En su fatua, los estudiosos de Al Azhar se refirieron notablemente a un rumor que se ha extendido y que afirma que la hidratación regular podría proteger contra el contagio del virus.

“La vida humana es sagrada y un regalo de Al-lah, el Creador”, señala la fatua.