Tres aleyas coránicas para curar enfermedades

La Palabra del Todopoderoso, el Sagrado Corán, tiene en sí misma un beneficio no solo para la vida eterna, sino también para el mundo mortal

La Palabra del Todopoderoso, el Sagrado Corán, tiene en sí misma un beneficio no solo para la vida eterna, sino también para el mundo mortal. A través de ella se obtiene la curación no solo de nuestra alma, sino que también se fortalece la salud física. Una aleya coránica dice:

“E hicimos descender en el Corán lo que es una cura y una misericordia para los creyentes y lo que a los opresores sólo les incrementa los perjuicios.” (17:82)

El Mensajero de Dios (PB) dijo: “Sean sanados por dos cosas: la miel y el Corán” (Ibn Mayah)

Solo es necesario tocar este universo de gracia y sumergirse en la lectura de las hermosas líneas del Libro Divino. Les ofrecemos varios versos del Corán, cuya lectura ayuda a curar enfermedades.

وَإِذَا مَرِضْتُ فَهُوَ يَشْفِينِ

“Y cuando estoy enfermo me cura” (26:80)

وَإِن يَمْسَسْكَ اللهُ بِضُرٍّ فَلَا كَاشِفَ لَهُ إِلَّا هُوَ وَإِن يَمْسَسْكَ بِخَيْرٍ فَهُوَ عَلَى كُلِّ شَيْءٍ قَدِيرٌ

“Y si Dios te aflige con una desgracia, nadie excepto Él podrá evitarlo. Y si te favorece
con un bien, Él tiene poder sobre todo.” (6:17)

الَّذِينَ آمَنُوا وَتَطْمَئِنُّ قُلُوبُهُم بِذِكْرِ اللهِ أَلَا بِذِكْرِ اللهِ تَطْمَئِنُّ الْقُلُوبُ

“Aquellos que creen y tienen sus corazones tranquilos. ¿Acaso no es con el recuerdo de Dios como se tranquilizan los corazones?” (13:28)