Rezar cuando uno está muy ocupado

Antes de que realmente comenzara a cultivar y nutrir mi relación con Dios, consideraba laboriosas las cinco oraciones diarias que el Islam ordena a los creyentes

43

Antes de que realmente comenzara a cultivar y nutrir mi relación con Dios, consideraba laboriosas las cinco oraciones diarias que el Islam ordena a los creyentes. Parecía poco práctico esperar que sería capaz de detener lo que estaba haciendo durante mi ocupado horario de trabajo para tomarme un tiempo y rezar.

Trabajando como periodista de noticias, a menudo pasaba más de 10 horas al día en la oficina o en conferencias, entrevistas y reuniones y apenas podía sacar tiempo para un almuerzo. Si no estaba trabajando, mi tiempo se dividía entre tareas domésticas, diligencias, familiares y amigos y ejercicio. Fui puntual con todo en mi vida, excepto que llegaba tarde cinco veces al día para la oración.

En mi opinión, no era viable esperar que pudiera despertarme antes del amanecer para rezar la oración de la mañana, fajr, pues de lo contrario estaría demasiado cansado para trabajar efectivamente más tarde esa mañana. También me parecía inefectivo interrumpir mis reuniones de trabajo para rezar duhr, la oración del mediodía, y asr, la oración de la tarde.

Hacer la oración del atardecer, magrib, a menudo era un desafío porque el período para orar es generalmente bastante corto y coincide con el tiempo entre terminar el trabajo, cenar y regresar a casa. Entonces, en efecto, la única oración que era factible para mí rezar a tiempo era isha, la oración de la noche. Durante la mayor parte de mi vida, por lo tanto, en el mejor de los casos rezaría las cinco oraciones por la noche, o me saltaría las oraciones aquí y allá para acomodar mis compromisos inmediatos.

Sin darme cuenta, mi inconsistencia y enfoque sobre la oración trivializó el principio detrás de la realización de oraciones durante todo el día. Creía en Dios y lo amaba, pero en mis propios términos, no en los términos claramente establecidos en el Corán y las enseñanzas proféticas.

Sin embargo, rezar las cinco oraciones diarias, en los tiempos prescritos, es la columna vertebral de ser musulmán. No podemos sostener nuestra fe sin ellas. Es una de las prácticas esenciales que Dios ha llamado a aquellos que se esfuerzan por vivir el Islam, un estado de existencia por el cual un humano se esfuerza por actuar en sumisión a Dios.

Cuando llegué a comprender verdaderamente la importancia de la oración, la comprensión fue abrumadora y rápida. Caí en la cuenta de que si no estaba cumpliendo esta condición previa, entonces realmente no podría afirmar ser musulmán. Incluso si deseara tener una conexión sólida con el Todopoderoso, no estaba dando los pasos necesarios para hacerlo. Rápidamente reorienté mi vida y ahora hace un año y medio que no he perdido intencionalmente un tiempo de oración, ya sea que esté en la oficina, centro comercial, supermercado, con amigos o viajando.

Mirando hacia atrás, veo cuán equivocado estaba sobre la impracticabilidad de las oraciones islámicas, que son breves y directas. Cuando pasé de tratar de adaptar las oraciones a mi vida a adaptar mi vida a mi horario de oración, instantáneamente eliminé una gran cantidad de desorden de mi rutina diaria. Dado que la oración regular promueve la estabilidad emocional y la tranquilidad, comencé a eliminar el exceso de negatividad y a reducir las charlas innecesarias, lo que me ayudó a estar más centrado y a ser productivo y paciente.

Durante un corto período de tiempo, lo que me sorprendió fue lo fáciles y fluidas que se volvieron las oraciones. Realizar la oración de la madrugada en realidad me dio una explosión de energía durante el día y, gradualmente, las oraciones que inicialmente percibí como engorrosas se convirtieron en una faceta esencial de mi rutina. Con la ayuda de Dios, encontré maneras de hacer una oración sin importar los obstáculos.

El gran pensador islámico Al Gazali dijo: “Verdaderamente, el alma se acostumbra a lo que usted acostumbra”. Es decir: lo que al principio le carga al alma se convierte en naturaleza al final”.

Para complementar mis oraciones, he integrado varios zikr, o recuerdos y menciones a Dios, en mis días. Zikr, incluida la repetición de frases como “La illa ha il Allah” (No hay Dios sino Dios), habitualmente atrae nuestra atención hacia Dios.

Recordar a Dios durante todo el día, a través de la oración y la invocación, realmente limpian el corazón, como enseña el hadiz. Borras las obstrucciones que impiden alcanzar la fe en su forma más pura.