El legado de Noé

Cuando la vida de Noé se aproximaba a su fin, él llamó a su hijo y le transmitió un legado, tal y como se recoge en un hadiz del Profeta Muhammad.

“Ciertamente, Nosotros enviamos a Noé (Nuh) a su pueblo y permaneció entre ellos mil años menos cincuenta. Después, el diluvio les sorprendió siendo unos opresores. Y le salvamos a él y a los compañeros del Arca e hicimos de ella una señal para toda la humanidad.” (29:14-15)

Cuando la vida de Noé se aproximaba a su fin, él llamó a su hijo y le transmitió un legado, tal y como se recoge en un hadiz del Profeta Muhammad (PB):

Abdullah bin Amr transmitió que el Mensajero de Al-lah (PB) dijo: “Cuando la hora de la muerte del Profeta Noé (Nuh) se aproximaba, él dijo a su hijo:

“Lo más importante que te lego es “La ilaha illa lah” (No hay más dioses que Dios). De hecho, si se pusieran siete cielos y siete tierras en uno de los dos platos de una balanza y las palabras “La ilaha illa lah” en el otro, este pesaría más. Y si los siete cielos y las siete tierras juntos formaran un anillo sólido, las palabras “La ilaha illa lah” lo romperían.

Y te lego las palabras “Subhanallah wa bihamdihi” (Glorificado sea Dios y para Él es la alabanza”). En verdad, con estas palabras, todo lo creado alaba al Creador”.

“Y yo (el Profeta Muhammad) os prohíbo dos cosas: asociar otros a Dios y la arrogancia”. Los compañeros preguntaron: “Hemos aprendido que es shirk (asociar otros al Todopoderoso), pero ¿qué es la arrogancia? ¿Es arrogancia cuando cualquiera de nosotros tiene unas hermosas sandalias con correas hermosas?”. El Profeta respondió: “No”. “¿Y cuando alguno de nosotros tiene un buen atuendo festivo?”. Él respondió: “No”. Se le preguntó: “¿Y es cuando alguno de nosotros tiene una buena montura, en la que viaja?”. Él dijo: “No”. “¿Y es cuando las personas se reúnen alrededor de uno de nosotros?”. El Mensajero de Dios (PB) respondió: “No”. Entonces le preguntaron: “Oh, Mensajero de Dios, ¿y entonces qué es la arrogancia?”. Él dijo: “La arrogancia es el desprecio hacia la Verdad y desprecio hacia la gente”. (Imam Ahmad).

¡Qué Dios nos conceda a cada uno de nosotros longevidad en el camino recto, nos fortalezca en la Verdad y nos introduzca en el Paraíso! Amin.

FuenteMundoislam
Artículo anteriorFiscalía pide tres años de cárcel para la líder ultra del Hogar Social por promover el odio contra los musulmanes
Artículo siguienteLos musulmanes tendrán una parcela para sus enterramientos en el cementerio de Huelva