¿Dónde está Dios? Una crítica a las tesis de los seguidores de Ibn Taymiyyah

Los musulmanes asharíes y maturidíes niegan las tesis de Ibn Taymiyyah señalando que Dios (Al-lah) no tiene necesidad de un espacio o un cuerpo para Su Existencia.

168

Una de las más importantes discrepancias entre los seguidores de las escuelas islámicas de creencia asharí y maturidí con respecto a los salafíes y wahabíes, seguidores de Ibn Taymiyyah, es su diferencia con respecto al Ser Divino.

Hay que partir del hecho de que Al-lah (Dios) no necesita a Sus creaciones y que el acto de la Creación no afectó a Su Esencia ni a Sus Sifat (Cualidades o Atributos). Es necesario enfatizar aquí el vínculo entre necesidad y cambio. Si algo cambia a Dios, eso significaría que Él lo necesita.

Los seguidores de Ibn Taymiyyah atribuyen a Dios una elevación espacial y creen que Dios posee un trono material. Pero ¿acaso Dios tendría esa naturaleza espacial antes de la creación del espacio y la materia?

Los musulmanes ortodoxos consideran que tal elevación se refiere al rango y no es espacial. Dios está por encima de todas sus criaturas debido a Su Esencia. Siguiendo la lógica de los seguidores de Ibn Taymiyya, Dios está “encima” y las Sifat de Dios aparecieron después de la creación de la materia y el espacio, lo que convertiría a Dios en dependiente de estos últimos.

Cuando los salafíes escuchan que los asharíes niegan la existencia corporal de Dios y que él ocupe un espacio y afirman que Él está libre de las categorías “alto”, “bajo”, “derecha”, “izquierda”, “dentro”, “fuera”, “encima”, “debajo”, que constituyen limitaciones al ser, se preguntan “¿cómo existe entonces Dios?”. ¿Pero acaso de Dios necesita un lugar o espacio físico para existir?

Uno de los teóricos más conocidos del wahabismo, Nasiruddin al Albani escribió que antes de la Creación Dios estaba fuera del tiempo y el espacio. Sin embargo, cuando los asharíes afirman que es imposible afirmar que esté dentro o fuera de este mundo o universo, ya que Él no cambia en base a Su creación, él les acusa de ateísmo. Sin embargo, son los miembros de esta corriente los que difunden graves errores sobre la naturaleza de Dios al pretender que sus Sifat están determinadas por lo que sucede con Su creación o que Su lugar está dentro del mundo de lo creado.

De este modo, el punto de vista de los wahabíes de que un rechazo a una concepción espacial o corporal de Dios significa un rechazo a Su Existencia es totalmente erróneo. Estas personas no pueden aceptar el hecho de que Dios no precisa para Su Existencia de un espacio o un cuerpo.