La Surah Al Huyurat del Sagrado Corán contiene importantes instrucciones sobre el comportamiento que deben adoptar los musulmanes hacia el resto de la gente.

1. Cuídate de las dudas y malas presunciones

En el verso 12 de la Surah Al Huyurat, Dios ordena:
“¡Oh, creyentes! ¡Absteneos mucho de las dudas! En verdad, algunas dudas son pecado”.

2. No os espiéis unos a otros

En el mismo verso, Dios dice:
“Y no os espiéis unos a otros”.

3. No os difaméis unos a otros

“Y no os difaméis unos a otros”.
Este verso termina con el siguiente mandamiento:
“¿Acaso alguno de vosotros quiere comer la carne de su hermano muerto? ¡Lo aborreceríais! Y sed temerosos de Dios. En verdad, Dios acepta el arrepentimiento, es misericordiosísimo con los creyentes.”

4. No os burléis unos de otros

En el verso 11 de la Surah se dice:
“¡Oh, creyentes! ¡Que un pueblo no se burle de otro, no vayan a ser mejor que ellos! Ni una mujer de otra mujer, no vaya a ser mejor que ella.”

5. No os pongáis motes

El verso continúa diciendo:
Y no os difaméis unos a otros ni os insultéis con motes. ¡Qué mal ser llamado «trasgresor» después de haber recibido la fe! ¡Y quienes no se arrepienten, esos son los opresores!”.

6. Reconciliad a los que están enfrentados

El verso 9 de la Surah dice:

“Si dos grupos de creyentes pelean entre sí, poned paz entre ellos. Pero si uno de ellos oprime y maltrata al otro, combatid contra el que agrede hasta que regrese a la orden de Dios”.

7. Sed ecuánimes

El verso 9 termina con el siguiente mandato:

“Y si regresa, entonces poned paz entre ellos con justicia y equidad. En verdad, Dios ama a quienes son ecuánimes”.

8. Comprobad que lo que se afirma es verdad

El verso 6 de la Surah dice:
“¡Oh, creyentes! Si viene a vosotros un trasgresor con una noticia ¡Verificadla! No sea que perjudiquéis a alguien por ignorancia y tengáis que arrepentiros de lo que habéis hecho.”

Que Dios nos ayude a seguir las enseñanzas del Corán, a comprender verdaderamente el contenido de Su Libro y a seguir la Sunnah de Su Mensajero y a no desviarnos del Sendero Recto. Amin.