Juez de Alaska atiende la petición de dos reclusos musulmanes que estaban recibiendo una escasa alimentación y carne de cerdo

124
alaska juez reclusos

Un juez dictaminó el viernes que una cárcel en Alaska debe proporcionar comidas adecuadas a los reclusos musulmanes después de que dos de ellos alegaran que estaban “hambrientos” y que eran alimentados con productos de carne de cerdo durante el Ramadán.

La decisión fue en respuesta a una demanda que el Consejo de Relaciones Islamo-Americanas (CAIR) interpuso en nombre de dos prisioneros musulmanes contra funcionarios del Departamento de Prisiones de Alaska.

La demanda afirmaba que los funcionarios del Complejo Correccional de Anchorage estaban violando los derechos constitucionales de los reclusos y exhibían un comportamiento discriminatorio al negarse a proporcionarles las comidas adecuadas y las calorías necesarias durante el Ramadán.

El juez federal de distrito H. Russel Holland dijo en la audiencia del jueves que una orden de emergencia atenderá a la solicitud de los dos reclusos demandantes de recibir alimentos nutricionalmente adecuados y sin cerdo.

La demanda dice que aquellos que observan el Ramadán reciben “comidas frías” que van de 500 a 1.100 calorías, cuando los presos deben recibir comidas calientes por un total de 2,600 a 2,800 calorías por día, según la política del estado.