Mujeres musulmanas eruditas de la Edad de Oro islámica

En este artículo, se mencionan específicamente a varias mujeres de la Edad de Oro islámica desde el siglo VIII al XIV, un período de rápida expansión e iluminación islámica arraigada en una tradición de búsqueda de la verdad profunda, reflexión y exploración, que tiene su origen en la revelación del Sagrado Corán.

Edad de oro islámica (siglos VIII al XIV)

Fátima bint Yahia – Siglo IX


Fatimah bint Yahya, una muytahidah prolífica del siglo IX, aplicó el iytihad (razonamiento legal para tomar una decisión) para derivar las normas islámicas. Ser una muytahidah significaba que Fátima tenía que tener conocimientos legales sobre los argumentos opuestos en fiqh, para dar una sentencia islámica. Al Shawkani dijo sobre ella:

“Era famosa por su conocimiento. Tuvo debates con su padre sobre varios temas jurídicos. Su padre, el imam, confirmó que Fátima aplicó iytihad para derivar sentencias. Esto indica que ella era prominente en el conocimiento, porque el imam no diría algo así, excepto de alguien que lo mereciera”.

El esposo de Fátima, Mutahhar ibn Muhammad ibn Sulaiman ibn Muhammad, a menudo se refería a Fátima para obtener un juicio jurídico. Si surgía un problema complicado que se planteaba a Mutahhar y sus estudiantes, ellos buscaban una respuesta de Fátima.

Fátima al Fihri – Siglo IX

Fátima al Fihri es recordada por establecer la primera universidad en Fez, Marruecos: la universidad Al Qarawiyyin. Según la UNESCO, esta es la más antigua del mundo que aún está en funcionamiento.

Nacida en una familia rica en Túnez, Fátima heredó una cantidad sustancial de riqueza después de la muerte de su padre y su esposo. Fátima, a quien se le inculcó el conocimiento islámico desde una edad temprana, no se volvió a casar, sino que usó su riqueza para establecer un centro de conocimiento en Marruecos para estar al servicio de la ummah. La universidad enseñaba teología, derecho, poesía, filosofía, lógica, retórica, gramática, geografía, ciencias y matemáticas de forma gratuita. La construcción de la universidad y la mezquita de Al-Qarawiyyin comenzó en el Ramadán del año 857 d. C. y continuó durante dos o tres años. Fatima Al fihri ayunó todos los días hasta que se completó la construcción de la mezquita y la universidad.

Al-Iyliya Al-Astrulabi – Siglo X

Al-Iyliya Al-Astrulabi, también conocido como Mariam, fue una astrónoma y fabricante de astrolabios del siglo X en Alepo, en lo que ahora es el norte de Siria. Un astrolabio se usa para determinar la posición en latitud o decir la hora local, así como para medir eventos celestes. Al-Iyliya Al-Astrulabi se inspiró en su padre, que era un aprendiz de fabricante de astrolabios y, a medida que crecía la prolificidad de Al-Ijliya Al-Astrulabi, fue empleada en la corte de Saif Al Daula, emir de Alepo. Con la ayuda de los astrolabios diseñados por Al-Iyliya Al-Astrulabi, se pudo determinar la posición del sol, la luna, las estrellas y los planetas, lo que significaba que se conocería la qibla, los tiempos de oración y los días de Ramadán y el Eid.

Sutaita al-Mahmali – Siglo X

Sutaita al-Mahmali era una erudita que se especializó en matemáticas. Vivía en Bagdad y su padre, el juez Abu Abdallah al-Hussein, le enseñó. Los campos en los que se destacó incluyen la literatura árabe, el hadiz, la jurisprudencia, hisab (aritmética) y fara’idh (cálculos de sucesión). Se la recuerda por sus contribuciones a la fórmula de herencia algebraica que informaba lo que recibirían los herederos de un patrimonio.

Lubna de Córdoba – Siglo X

Lubna de Córdoba fue una matemática andalusí también reconocida por su intelecto y poesía omnicomprensivos. Nació en la esclavitud y se crió en el palacio del califa de Córdoba. Comenzando como copista, Lubna ascendió en su carrera hasta convertirse en secretaria de palacio del califa y administradora de la biblioteca de Madinat-ul-Zahra. También fue una de las primeras mujeres viajeras. Viajó sola al Oriente Medio por su trabajo y visitó El Cairo, Damasco y Bagdad.
Era una erudita que dominaba el latín, el griego y el hebreo, y también se dedicaba a la enseñanza de niños. Estableció una escuela en la biblioteca para niños de la calle de la ciudad y entrenó a los niños de la casa real en el ajedrez.

Zainab Al Shahada – Siglo XII

Zainab Al Shahada fue una famosa calígrafa del siglo XII y la calígrafa designada del Palacio de Musa, que se destacó en el estudio de la ley islámica y los hadices. No se sabe mucho sobre Zainab, pero conoce3mos que muchos acudían a ella para recibir una licencia islámica de ella (iyazah) para enseñar. Debido a su intelecto, fue nombrada maestra del califa abasí, Yaqut. Se sabe que Zainab usaba su tiempo libre para estudiar las ciencias y la literatura islámicas.

Princesa Gevher Nesibe Sultan – Siglo XIII

La princesa Gevher Nesibe Sultan fue la princesa del siglo XIII del Sultanato de Rum. Era hija de Kilij Arslan II y hermana de Kaykhusraw I. En su lecho de muerte, es conocida por haber pedido la construcción de un hospital en su memoria, donde deseaba que los enfermos fueran tratados sin cargo. El hermano de la princesa Gevher llevó a cabo su último deseo, comenzando la construcción del hospital en 1204 e inaugurándolo en 1206. El hospital tenía además una madrasa contigua dedicada a la investigación y los estudios médicos. La princesa Gevher Nesibe Sultan también construyó una mezquita en Kayseri, Turquía.

Estas son solo algunas de las mujeres de la Edad de Oro islámica que fueron iluminadas por el conocimiento y contribuyeron a la humanidad, diseminando luz bajo cada huella por dondequiera que viajaron. Estas fueron mujeres que fueron emisarias de Dios y a las que deberíamos aspirar a emular.

FuenteAmaliah.com
Artículo anteriorMusulmanes británicos consideran muy elevados los precios del Hayy (Peregrinación)
Artículo siguienteSuiza financiará las capellanías musulmanas en los centros de solicitantes de asilo