Konda Koichi, el orfebre de la caligrafía árabe en Japón

Se dice de él que revolucionó la caligrafía árabe… Auténtico orfebre de la escritura cincelada, Honda Koichi es una autoridad en Japón y más allá de las fronteras, incluso en el fascinante mundo del islam, que sigue siendo una fuente inagotable de inspiración para su pluma alerta, minuciosa y respetuosa de las reglas de oro de este arte milenario.

Maestro indiscutible de un estilo único en el mundo, Honda Koichi aporta su toque japonés a un arte mayor, que en ningún otro lugar es más estudiado y respetado que en Japón. Según él, los ideogramas chinos y el kana japonés han contribuido a desarrollar una fibra artística incomparable entre sus conciudadanos que los hace, más que cualquier otro pueblo, particularmente sensibles a la magnificencia de la caligrafía árabe.

“La forma de todas las letras es natural, bien equilibrada. Las proporciones son magníficas. La caligrafía árabe tiene una especie de ritmo musical; suena como una melodía. Incluso sin entender su significado, sientes algo”, describe con pasión este reconocido artista, algunas de cuyas obras se exhiben en el Museo Británico de Londres.

Queda cautivado, como el primer día, por la elegancia y finura de la bella y noble escritura árabe. Una escritura que encarna la belleza perfecta que envidia Occidente, sin llegar nunca a su nivel de perfección.

“Busco la belleza de las líneas respetando totalmente las reglas. Este es un principio al que me adhiero. Los demás calígrafos son comprensivos conmigo y no rechazan mis obras. Y aprecian mi manera de ver las cosas. Estoy encantado”, dice el hombre que trabajó como intérprete en Oriente Medio antes de que su fascinación por el esplendor de su caligrafía trastocara su visión del mundo.

“Mi estancia en Oriente Medio cambió radicalmente mi visión del mundo. Incluso sentí la necesidad de expresar este cambio. Esta energía impulsora está siempre en mí”, añade con un entusiasmo que nunca ha decaído.

FuenteOumma.com
Artículo anterior600 personas investigadas por su presunta involucración en el colapso masivo de edificios en Turquía
Artículo siguienteUn sacerdote californiano de rito bizantino se convierte al islam