La Conspiración de El Cairo: Al-Azhar, escenario de un trepidante thriller entre el fervor religioso y el imperativo político

“La Conspiración de El Cairo”

Cuando el poder religioso y el poder político chocan, hay muchas posibilidades de que las personas sinceras en su compromiso paguen el precio. Sinceros creyentes o ingenuos militantes corren el riesgo de ser aplastados por los intereses superiores de los poderosos de este mundo. Es el argumento de “La Conspiración de El Cairo”, una película cuyo guión fue escrito por el director sueco de origen egipcio Tarik Saleh.

La trama tiene lugar en el Egipto actual. Adam, un modesto hijo de un pescador, obtiene una beca y deja su pueblo para estudiar en Al-Azhar, la prestigiosa universidad islámica cuyo Gran Imam es una especie de papa para los musulmanes egipcios. Esta posición le da un poder considerable no solo en el país, sino el mundo musulmán sunní en general. Sus fatuas (o recomendaciones) son particularmente seguidas por los fieles. Además, el Gran Imán es designado de por vida. Cualquier presidente egipcio debe tener esto en cuenta. Sin embargo, Adam acababa de llegar a Al-Azhar cuando el Gran Imam acaba de fallecer.

Ficción brillantemente realista

A continuación, el jefe de la Seguridad del Estado reúne a sus oficiales. Porque “no hay lugar para dos faraones en el país” y va directo al grano: “Entonces tenemos que asegurarnos de que quien lo vaya a reemplazar comparta nuestras ideas”. El oficial asignado a la misión está buscando un informante dentro de la universidad. Sin contacto con el mundo exterior ni vínculo que pueda comprometerlo. Alternando promesas y amenazas, recluta a Adam, que no puede negarse, ya que la Seguridad del Estado es temida por todos los egipcios.

Con su rostro todavía un poco adolescente, el actor palestino Tawfeek Barhom, que interpreta el papel de Adam, es perfectamente creíble como un creyente sincero que descubre poco a poco las luchas de influencia entre los imanes para obtener el puesto del Gran Imam.

“Así que esta es una historia sobre el poder y la autoridad, no específicamente sobre el islam, porque el islam, básicamente, es como cualquier otro sistema. Ya sea un sistema político o religioso, está compuesto por leyes que lo rigen todo, pero que también pueden ser fácilmente modificadas y transgredidas por quienes detentan el poder para satisfacer sus propios intereses, e incluso para reforzar su poder”, explica Tarik Saleh.

El director explica que sus dos fuentes de inspiración fueron la lectura de “El nombre de la rosa”, el thriller medieval de Umberto Eco que se desarrolla en un monasterio, y, naturalmente, la vida política egipcia desde la llegada a la presidencia de Egipto del mariscal Abdul Fatah al-Sisi. “Tan pronto como tomó el poder, el presidente Sisi decidió enfrentarse directamente a la institución Al-Azhar. Su primera decisión fue ir a la universidad en el aniversario del Profeta”, dice Tarik Saleh. “Su discurso básicamente decía: o contribuís al problema o contribuís a la solución. Tenemos que luchar contra el terrorismo, algo que no habéis hecho hasta ahora. Incluso hay libros en vuestra institución que promueven el terrorismo y eso debe terminar.”

Premio de guión en el Festival de Cine de Cannes, “La Conspiración de El Cairo”, rodada en Turquía, es brillantemente realista. Por lo tanto, no sorprende que la película, crítica de los procesos del régimen actual, haya sido prohibida en Egipto. “Egipcio de Suecia”, como se describe a sí mismo, Tarik Saleh es también ahora “persona non grata” en el país de las pirámides. Con esta nueva película, el director de “Cairo Confidential”, un filme muy alabado, lamentablemente no podrá ver el Nilo nuevamente, al menos por un largo período de tiempo.

FuenteSaphirnews
Artículo anteriorRepatriado a Marruecos el imam de la Mezquita de Talayuela por difundir el salafismo
Artículo siguienteEl Daesh reivindica atentado contra santuario de Shah Cheragh en Shiraz (Irán)