Los seguidores árabes del Real Madrid

El éxito del Real Madrid en Arabia Saudí tiene un trasfondo deportivo y económico que producirá réditos tangibles e intangibles a largo plazo

No se podía dormir en algunos hoteles, el triunfo madridista vivido en directo era una novedad para miles de árabes procedentes de doce países. El éxito del fútbol español y del Real Madrid en Arabia Saudí tiene un trasfondo deportivo y económico que producirá réditos tangibles e intangibles a largo plazo. “Ayer, muchos árabes del país y otros muchos musulmanes de todo el mundo que vieron la final disfrutaron de la trascendencia del partido jugado en un país de nuestra cultura y muchos musulmanes se hicieron madridistas”, destacaba Youssuf Al Jaled, presidente de la peña madridista de Omán.

«Esta Supercopa tendrá un calado que abrirá muchas puertas», advertía Mohamed Al-Fani, integrante de la Peña Madridista de Jordania. “Ahora todos viajamos a nuestros países y cuando contemos lo que hemos vivido aquí y la fiesta que hubo en el estadio, muchísimos árabes más vendrán a la siguiente Supercopa en Yeddah”.

Estos aficionados del mundo arábigo nos contaban con ilusión, en plena fiesta, la gran experiencia de ver el mejor fútbol del mundo en un país árabe que esperaba con alegría desbordante esta competición. Los madridistas de países de la media luna, que fueron recibidos por Florentino Pérez en la mañana previa al encuentro, celebraron por la noche el título en los hoteles Sheraton, Hyatt y Ritz-Carlton. Hubo música, pipas árabes y muchos cánticos ante otros clientes que se sumaron al festejo.

La fiesta comenzó realmente en el propio Abdulah King Stadium, donde veinte mil seguidores madridistas venidos de doce naciones colapsaron las salidas del campo con canciones, bailes y loas a cada jugador del Real Madrid. Los aficionados españoles se sorprendieron al verse rodeados por cientos y cientos de saudíes que les daban la mano y se hacían fotos con ellos. Querían sentir la emoción del fútbol, conocer a los aficionados del Real Madrid procedentes de España. La Peña Ramón Mendoza, la única del club presente en Yeda, tuvo que cantar los dos himnos del Real Madrid y hacerse fotos con miles de árabes en el estadio. Tardó dos horas en poder marcharse del campo, grabada también por la televisión árabe.