Karen Amstrong: El Profeta Muhammad dio esperanza a la humanidad

En sus libros, Karen Armstrong trata de una forma fácilmente entendible la historia del monoteísmo, habla del Profeta Muhammad (PB) y el Corán

108

La inglesa Karen Armstrong, la especialista más grande del mundo en la historia de las religiones, autora de muchos de los libros más vendidos sobre temas religiosos, está dotada de raras virtudes: una erudición envidiable y un don brillante para hablar de lo difícil. Karen Armstrong (nacida el 14.11.1944) es una conocida historiadora de la religión, y sus libros han sido traducidos a casi todos los idiomas del mundo. Armstrong vive en Londres. Después de los eventos del 11 de septiembre de 2001, a menudo habla en conferencias, televisión y radio, en periódicos y revistas a ambos lados del Atlántico, con una visión positiva sobre los temas relacionados con el Islam. Además, participó en tres documentales de televisión sobre el Islam, donde actuó como experta. Ella es autora también de una biografía sobre el Profeta Muhammad (PB).

En sus libros, Karen Armstrong trata de una forma fácilmente entendible la historia del monoteísmo, habla del Profeta Muhammad (PB) y el Corán y explica conceptos y categorías islámicos que son difíciles de entender para el hombre occidental en la calle. En sus discursos públicos, no menos elocuentemente, transmite a la audiencia la belleza del Islam, lo que significa que es una persona objetiva. Hoy, cuando el mundo está envuelto en una red de estereotipos y mitos sobre el Islam, no son muchos los intelectuales occidentales que presenten bella y dignamente a esta religión. Es más probable que los miembros de otras religiones escuchen a quienes menos se asocian con los estereotipos, y en este sentido, Karen Armstrong tiene un potencial envidiable para comunicarse con las personas en Occidente.

Ofrecemos una breve descripción de los discursos y citas de Karen Armstrong de sus obras:

“Muhammad (PB) fue un hombre que se enfrentó a una situación absolutamente desesperada. En casi todo el continente, la gente se mataba constantemente en enfrentamientos interminables y sin esperanza debido a sangrientas venganzas y rápidamente caía en la vorágine de la violencia y la guerra. Se sentía que esta sociedad estaba rodando hacia el abismo y no había avances. Solo él les dio esperanza. Durante 23 años, trajo paz y nuevas esperanzas a Arabia y se convirtió un nuevo faro para todo el mundo”.

“Fue a advertir a la gente de La Meca y sus alrededores y a su propia tribu, Quraish, que si no comenzaban a crear juntos una sociedad más justa y digna, cuidando a los pobres, huérfanos, viudas, y oprimidos, entonces ocurriría una catástrofe terrible. Le trajo a la gente un mensaje moral, ético y social: todos somos iguales ante Dios y debemos tratarnos bien, con compasión, simpatía y justicia.”

Sobre el yihad, ella señaló en su libro “Muhammad: La historia del Profeta”:

“En Occidente, Muhammad (PB) a menudo es representado como un alto líder militar que blande una espada para imponer el Islam. La realidad fue completamente diferente. La raíz de la palabra yihad no significa “guerra santa”. Significa “esfuerzo” físico, moral, espiritual e intelectual. El idioma árabe tiene muchas palabras para la lucha armada: harb (guerra), sira`a (batalla), ma’araka (batalla) o katl (muerte), que son las que el Corán podría haber usado si la guerra fuera el medio principal para lograr el objetivo. En cambio, eligió un término más general y significativo con una amplia gama de matices: yihad.

El yihad no es uno de los cinco pilares del Islam. Contrariamente a la creencia popular en Occidente, este no es el principal apoyo de la religión. El esfuerzo moral y espiritual era y sigue siendo un deber de los musulmanes. Están llamados a crear, de acuerdo con el plan de Dios, una sociedad justa y digna en la que los pobres y los débiles no sean explotados. La acción militar puede ser necesaria a veces, pero es solo una parte insignificante del yihad o esfuerzo. Según la famosa tradición (hadiz), Muhammad (PB), regresando después de una batalla, dijo: “Estamos regresando del pequeño yihad al gran yihad”, una lucha más difícil y decisiva para derrotar a las fuerzas del mal que existen en nosotros mismos y en nuestra sociedad, en todas las pequeñas cosas de la vida cotidiana. Los musulmanes respetan las enseñanzas pacificadoras de la predicación de Jesús (PB), pero admiten que a veces es necesario usar la fuerza. Si no existiera una resistencia militar ante las acciones de los tiranos y los regímenes inmorales, el mal barrería el mundo entero.”

“La mayoría de los cristianos estarán de acuerdo con este concepto de guerra justa, reconociendo que el único remedio efectivo contra Hitler o Ceausescu es una lucha contra la fuerza opresora. Además de ser una religión pacifista, el Islam lucha contra la injusticia. El musulmán siente que su deber sagrado es proteger a los débiles y oprimidos. Esta es su respuesta constante a los ideales del Corán.”

“Muhammad siempre advirtió a sus seguidores que no hicieran con él lo que los cristianos hicieron con Jesús (P): convertirlo en una figura divina. Ellos comenzaron a decir que Jesús era una deidad. Muhammad (PB) era una persona común y los musulmanes lo comprendieron. Pero afirman que Muhammad (PB) es una persona perfecta y mejor. Si miraras a Muhammad (PB) entenderías cuán perfecto lo creó el Creador.

“Muhammad (PB) siempre ha estado del lado de la protección de los derechos de las mujeres. Cuando la amada esposa de Muhammad (PB), Jadiya murió, fue un golpe muy fuerte para él. Creo que la echó de menos toda su vida.”

“… Muhammad (PB) se sintió completamente envuelto en un sentido de presencia divina. Dijo que fue un ángel quien lo abrazó con fuerza y sintió como si todas las fuerzas fueran expulsadas de su cuerpo. Y una voz le dijo: “Lee”. Y Muhammad dijo: “No puedo leer”. La voz dijo de nuevo: “Lee. Lee”. Y luego lo apretó con tanta fuerza que era simplemente insoportable y Muhammad (PB) sintió las primeras palabras inspiradas de la nueva escritura en árabe (el Corán) que salieron de sus labios. Y el Islam llegó al mundo … Dondequiera que mirara, allí estaba Yibril (la Paz sea con él), en todas partes. No era solo una imagen angelical, sino también una presencia, un ser, un poder. Así de asombroso, maravilloso, completamente inusual e indescriptible Dios nos hace sentir.”