El cuscús podría ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Argelia, Marruecos y Túnez quieren que el cuscús sea declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Haciendo causa común bajo la bandera de un plato milenario y universal, que ha cruzado los siglos y las fronteras conservando intacto su sabor, los tres países del Magreb acarician el mismo sueño: registrar el sabroso cuscús como patrimonio inmaterial de la humanidad.

Unidos por la misma causa, Argelia, Marruecos y Túnez no se contentan con soñar con el día en que este plato tradicional, que forma parte de una herencia común del norte de África, reciba esta distinción. Ellos están trabajando activamente para asegurar que se cumpla este deseo.

Prueba de ello es la solicitud conjunta que presentaron hace un mes para incluir esta especialidad culinaria, cuyo secreto sobre la sémola perfectamente enrollada a mano estos países conservan celosamente, en la lista representativa del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

“Me complace mucho que los países del Magreb se hayan unido para nominar este plato simbólico, que está inspirando a millones de personas en ambos lados del Mediterráneo y en todo el mundo», dijo el presidente del Instituto del Mundo Árabe (IMA) de París, Jack Lang, mientras se felicitó a sí mismo por el hecho de que la UNESCO haya aceptado la idea de que “la gastronomía constituye un patrimonio inmaterial”.

Elevado al rango de arte culinario, el delicioso cuscús del Magreb, que tiene el arte de agudizar los apetitos de un continente a otro, podría entrar en el Patrimonio Mundial de la UNESCO el próximo mes de diciembre en Bogotá. Se espera que el plato sea lo suficientemente sabroso allí como para incitar a la UNESCO a dar el paso.