Elaboran un Corán de seda en Afganistán

98
coran seda afganistan

En Afganistán, los creadores de un Corán de seda con sus 610 páginas pintadas a mano esperan que sirva para apoyar el arte de la caligrafía, señala AFP.

Un equipo de 38 calígrafos y pintores de miniaturas trabajó durante casi dos años en esta obra de arte, realizada en cuero, de 8,6 kilos.

La mayoría de los artistas que participaron en la iniciativa fueron formados en el instituto de la fundación británica Turquoise Mountain.

“Nuestra intención es garantizar que el arte de la caligrafía no desaparezca en este país. La escritura es una parte de nuestra cultura”, indicó a la AFP el maestro calígrafo Khwaja Qamaruddin Chishti, de 66 años.

La caligrafía, empleada para transcribir el texto sagrado del Corán, recibe un particular respeto en tierras del islam y entre las artes islámicas.

Equipados con una vara de bambú o de caña, Chishti y sus calígrafos llegaron a trabajar hasta dos días seguidos en cada página para copiar los versículos sagrados, a veces incluso más si el más mínimo error requería empezar de nuevo.

Se necesitó casi una semana por página para realizar las pomposas decoraciones que rodean a los versículos.

Los artistas solo recurrieron a pigmentos naturales, desde el lapislázuli molido —la emblemática piedra del país— hasta el oro o el bronce para recrear los motivos decorativos clásicos de la escuela de pintura de Herat, en el oeste del país, impulsada por la dinastía de los emperadores mogoles timúridas, en los siglos XV y XVI.

“Todos estos colores nos los da la naturaleza”, subrayó Mohamad Tamim Sahibzada, maestro de miniaturas y responsable de los ornamentos.

Trabajar en seda por primera vez constituyó un verdadero desafío, aseguró Sahibzada a AFP. El material, 305 metros de seda 100% afgana, fue previamente sumergido en una solución a base de semillas de Psyllium para evitar fugas de tinta.