El gobierno saudí despide a 100 imames y predicadores que no condenaron a los Hermanos Musulmanes

El gobierno saudí ha despedido a 100 imames y predicadores islámicos que dieron sermones en mezquitas en La Meca y Al Qassim porque no condenaron a los Hermanos Musulmanes como se les había ordenado, informó el periódico Al Watan.

El Ministerio de Asuntos Islámicos, Dawah y Orientación emitió instrucciones para que todos los imanes y predicadores critiquen a los Hermanos Musulmanes y los culpen por causar diferencias y divisiones dentro de la sociedad.

El mes pasado, el ministerio ordenó a los predicadores que dedicaran el sermón del viernes a apoyar una controvertida declaración emitida por el Consejo Saudí de Atos Académicos en la que el este describía al grupo como una organización “terrorista” que no representa las verdaderas enseñanzas del Islam, sino que sirve a sus intereses.

Arabia Saudí designó formalmente a los Hermanos Musulmanes como organización terrorista en 2014 y la prohibió en el reino.

En la década de 1950, Arabia Saudí dio refugio a miles de activistas de los Hermanos que enfrentaban la cárcel y la represión en Egipto, Siria y otros lugares. Los Hermanos Musulmanes pronto ganaron influencia en el reino.

La ruptura de los lazos ocurrió después de la invasión iraquí de Kuwait en 1990 y la participación de Arabia Saudí en una invasión de Iraq dirigida por EEUU en 2003. El grupo criticó abiertamente la presencia militar estadounidense en el reino y sus afiliados buscaron reformas políticas. Las autoridades culparon al movimiento de sembrar la disidencia, y en 2002 el ministro del Interior dijo que los Hermanos Musulmanes eran la “fuente de todos los males en el reino”.

En 2013, Arabia Saudí respaldó un golpe militar en Egipto que vio al entonces ministro de Defensa, Abdel Fattah Al Sisi, derrocar al primer presidente elegido democráticamente del país, Mohamed Morsi, que era miembro de los Hermanos Musulmanes.