El periodista saudí Yamal Khashoggi, quien desapareció después de ingresar al consulado de su país en Estambul, el 2 de octubre, fue asesinado de una manera extremadamente aterradora, dijo el martes un informe publicado por el medio de noticias británico Middle East Eye.

El informe de MEE, que fue escrito por el veterano corresponsal de asuntos exteriores de The Guardian, David Hearst, dijo que los agentes saudíes nunca planearon “interrogar” a Khashoggi, según informó la CNN, sino que estaban bajo órdenes específicas de matar al periodista.

La asignación de los agentes fue “llevada a cabo de manera espeluznante y sádica, un asesinato por tortura que requirió siete minutos completos para completarse”, dijo el informe.

“La fuente anónima, que afirmó haber escuchado una grabación captada por el reloj Apple de Khashoggi, dijo a Middle East Eye que Khashoggi fue asesinado después de ingresar al consulado saudí en Estambul el 2 de octubre”, informó el Daily Mail en un resumen del informe del MEE.

“Según la fuente, la cinta revela que Khashoggi fue atacado en la oficina del cónsul general y llevado a un cuarto de al lado donde fue quirúrgicamente desmembrado sobre una mesa”.

El asesinato por tortura de Khashoggi duró siete minutos completos, y fue llevado a cabo por Salah Muhammad al-Tubaigy, “quien ha sido identificado como el jefe de pruebas forenses en el Departamento de Seguridad General de Arabia Saudí”, según el MEE.

Tubaigy fue uno de los 15 miembros de la brigada de agentes saudíes que volaron a Estambul en dos aviones privados el mismo día de la desaparición de Khashoggi. Él fue uno de los miembros del grupo nombrado por los funcionarios turcos el 11 de octubre, según el Washington Post.

En un detalle macabro recogido por la fuente de MEE, “Tubaigy comenzó a cortar el cuerpo de Khashoggi en una mesa en el estudio mientras aún estaba vivo … Cuando comenzó a desmembrar el cuerpo, Tubaigy se puso los auriculares y escuchó música. Él aconsejó a otros miembros del grupo que hicieran lo mismo”.