El deporte ayuda a crear una comunidad más inclusiva en Nueva Zelanda

Los deportes unen a las personas. Esto es algo que Abdigani Ali, un musulmán de Christchurch (Nueva Zelanda) sabe bien.

“Los deportes parecen ser el único factor que une a toda la comunidad”, dijo Ali.

Desde enseñar baloncesto a niñas que nunca han jugado antes, hasta organizar torneos de fútbol sala, Ali ha visto lo que el deporte puede hacer por el bienestar, pero también comprende la dificultad que tienen las comunidades musulmanas para participar.

En 2019, Ali comenzó a trabajar con Sport Canterbury, junto con otras organizaciones comunitarias, para promover la inclusión en los deportes. Juntos, comenzaron el “Plan de Juego”, un plan elaborado para ayudar a las comunidades deportivas en Christchurch a sentirse acogedoras para los musulmanes.

El plan estableció tres fases para que la comunidad deportiva trabajara y en marzo de 2020 estaba listo para implementarse, pero luego el coronavirus lo golpeó.

Seis meses después, ha llegado el momento de retomar el plan.

El Plan de Juego tiene sus raíces en las secuelas del ataque terrorista de Christchurch, cuando no mucho después del evento, Ali se reunió con Julyan Falloon, director ejecutivo de Sport Canterbury.

Ambos estaban en un foro donde algunas de las víctimas se reunieron con Sport Canterbury y Mainland Football. El fútbol era importante para algunas de las víctimas, como el jugador internacional de fútbol sala Atta Elayyan.

“Estaba sentado al lado de (Ali) e inmediatamente vi que tenía una visión estratégica y que le apasionaba hacer algo en un contexto más amplio por el bien de la comunidad musulmana”, dijo Falloon.

Falloon quería ayudar a hacer algo bueno a partir del acto horrible y los dos comenzaron a hablar. Ambos pudieron ver el valor de los deportes en la creación de una comunidad inclusiva, pero sabían que había barreras que superar.

A partir de ahí, se abrieron camino hacia el exterior, conociendo a personas de la comunidad musulmana en escuelas y a grupos de jóvenes, fomentando debates sobre las dificultades para practicar deportes.

“Tener un proyecto real, o un proyecto de escucha, es realmente importante porque la comunidad por primera vez siente que la están escuchando”, dijo Ali.

Organizaron un taller para un grupo de unas 30 personas de la comunidad musulmana (niñas, niños y algunos de sus padres) para hablar sobre las barreras para practicar deportes y qué se podría hacer al respecto.

Las barreras tienen que ver con la comunicación y problemas de tipo cultural, de seguridad física y psicológica y otros socioeconómicos.

Para facilitar eso, Sport Canterbury buscó contratar a un asesor cultural, alguien que pudiera trabajar tanto en el fútbol como en cricket.

“Necesitamos hacer algo que tenga un cambio sistémico y usar el deporte como un vehículo para ser más inclusivos, reconociendo que parte de nuestra comunidad deportiva necesita mejorar”, dijo Falloon.