Fuertes críticas a Facebook por la difusión de vídeos del autor de la masacre de Christchurch

Facebook anunció que eliminó de su plataforma una gran cantidad de videos de las masacres de Christchurch

Facebook, fuertemente criticado por la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, que exigió explicaciones a los ejecutivos de las redes sociales, anunció que eliminó de su plataforma una gran cantidad de videos de las masacres de Christchurch, transmitidas en vivo por el terrorista Brenton Tarrant

En el video original de 17 minutos, el criminal disparó a quemarropa contra las personas que intentaban escapar. Este vídeo que fue compartido masivamente en las redes sociales.

“En las primeras 24 horas, eliminamos 1.5 millones de videos del ataque en el mundo, de los cuales más de 1.2 millones se bloquearon cuando se descargaron”, dijo Facebook. Por su parte, Mia Garlick, una ejecutiva de Facebook en Nueva Zelanda, reconoció “trabajar las 24 horas del día para eliminar el contenido infractor”.

Sin embargo, ni el primer ministro de Nueva Zelanda ni su homólogo australiano parecen estar convencidos de la efectividad de las medidas tomadas por Facebook, la red social en la que se transmitió en vivo el video de los ataques.

La existencia de “preguntas que requieren respuestas” por parte de Facebook sigue siendo relevante, reiteró Jacinda Ardern. Ella dijo que estaba en contacto con la gerente de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, para aclarar algunos puntos. “Hicimos todo lo que pudimos para retirar y eliminar las imágenes que circularon a raíz de este ataque terrorista”, dijo Jacinda Ardern.

Twitter y Youtube también señalados

Por su parte, el primer ministro australiano Scott Morrison ha expresado dudas sobre la efectividad de las leyes y medidas adoptadas. Es cierto que reconoció que Facebook ha estado cooperando desde el doble ataque a las dos mezquitas, “pero lamentablemente debo decir que la capacidad real de ayudar de estas compañías tecnológicas es muy limitada”, dijo, estimando que “hay discusiones muy concretas que debemos tener sobre las capacidades de las redes sociales”.

Después de que la policía de Nueva Zelanda llamara a los cibernautas el viernes 15 de marzo a dejar de compartir las “imágenes extremadamente desafiantes» de los ataques, las plataformas de Twitter y YouTube también se unieron a esta campaña.

Al anunciar “la cooperación con la policía para facilitar las investigaciones”, Twitter también dijo que el grupo tiene “un procedimiento riguroso y un equipo dedicado para manejar situaciones delicadas y de emergencia como esta”.

La plataforma de YouTube, por su parte, dijo que “está trabajando activamente para eliminar cualquier video violento” tras expresar “su profunda angustia” por “la terrible tragedia en Nueva Zelanda”.