El mundo musulmán muestra su indignación por la masacre islamófoba de Christchurch

Los líderes políticos y religiosos del mundo islámico expresaron su disgusto por los ataques mortales a dos mezquitas en Nueva Zelanda el viernes.

Los líderes políticos y religiosos del mundo islámico expresaron su disgusto por los ataques mortales a dos mezquitas en Nueva Zelanda el viernes, y algunos citaron la creciente «islamofobia» como responsable.

Mientras los gobiernos de Asia y Oriente Medio se apresuraban a descubrir cuántos de sus ciudadanos habían quedado atrapados en el derramamiento de sangre en la ciudad de Christchurch, también hubo indignación de que los terroristas supremacistas atacaran a los fieles en las oraciones del viernes.

Irán ha condenado enérgicamente los ataques «inhumanos» a dos mezquitas en Nueva Zelanda, instando a Wellington a encontrar y castigar de inmediato a los perpetradores sin ninguna consideración.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Bahram Qassemi, denunció el viernes los ataques mortales de un presunto supremacista blanco, supuestamente admirador del presidente de EEUU, Donald Trump, por inhumano y totalmente brutal.

«Cualquier ataque terrorista debe ser condenado por todos los estados sin importar en qué parte del mundo, por quién, y con qué motivación y pretexto se lleve a cabo», dijo Qassemi.

También instó a los gobiernos a evitar que los movimientos e ideologías racistas e islamófobas amenacen la seguridad y la tranquilidad de los ciudadanos de los estados de todo el mundo.

«Culpo de estos ataques terroristas a la actual islamofobia posterior al 11-S (donde) 1.300 millones de musulmanes han sido culpados colectivamente por cualquier acto de terrorismo», publicó el primer ministro de Pakistán, Imran Khan, en las redes sociales.

El ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, dijo que el ataque fue una demonización deliberada de las causas políticas musulmanas.

«No solo los perpetradores, sino también los políticos y los medios de comunicación que alimentan la escalada de islamofobia y el odio en Occidente, son igualmente responsables de este atroz ataque», escribió el ministro turco en Twitter.

En un comunicado, la Universidad Al Azhar, sede de la comunidad islámica sunní de Egipto, dijo que los ataques habían «violado la santidad de las casas de Dios».

«Advertimos que el ataque es un indicador peligroso de las graves consecuencias de la escalada del discurso del odio, la xenofobia y la propagación de la islamofobia».

“Hay que hacer más para promover la coexistencia de diferentes religiones y culturas”, dijo la universidad.

Fue un sentimiento que hizo eco el ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash.

«Nuestro trabajo colectivo contra la violencia y el odio debe continuar con renovado vigor”, dijo.