Musulmanes suecos piden a las autoridades que no permitan la quema de libros sagrados

Desde Gotemburgo, una de las principales ciudades de Suecia, Faraj Semmo, presidente de la Gran Mezquita local, lanzó un solemne llamamiento a las autoridades de su país para que nunca más el Sagrado Corán y los demás Libros Sagrados sean entregados a las llamas de odio.

Esta llama incandescente de otra época fue encendida en Estocolmo el 21 de enero, bajo las ventanas de la Embajada de Turquía, por el pirómano danés-sueco Rasmus PaÄudan, uno de los líderes de la extrema derecha nórdica. Este siniestro personaje, reincidente múltiple de las quemas del Corán, es tristemente famoso en los países escandinavos y ahora mucho más allá.

Cerca de la orilla del río Göta Älv, se halla la mezquita de Gotemburgo, de fuerte influencia, a la que acuden cada semana unos 3.000 fieles, Faraj Semmo dejó muestra de su indignación. “La quema del Sagrado Corán se percibe como un acto de odio y mucha gente se siente amenazada”, dijo a la emisora pública sueca SVT.

“Seguimos repitiendo en nuestros sermones que somos parte de Suecia, que somos musulmanes suecos viviendo en Suecia y que usamos los medios legales que existen, que usamos nuestro derecho al voto. Escribamos artículos de opinión y escribamos a los políticos”, indicó.

Nunca más los musulmanes en Suecia quieren ver el Corán arrojado a la hoguera del nacionalismo vengativo. Ni tampoco las otras Sagradas Escrituras. Por lo tanto, instan hoy, con una sola voz, al gobierno sueco a legislar urgentemente para prohibir estos intolerables actos.

“No queremos que sea legal en Suecia quemar las sagradas escrituras como el Corán, la Biblia y la Tora judía, ni burlarnos de las diferentes religiones sin restricciones”, señala al unísono el Imam Hussein Farah Warsame, de la Mezquita de Rinkeby, en Estocolmo.

FuenteOumma.com
Artículo anteriorLa Gran Mezquita de Solo, en Indonesia, abrirá sus puertas antes de Ramadán
Artículo siguienteComunidades musulmanas de todo el mundo se preparan para el mes de Ramadán