La Mezquita de East London

La Mezquita del East London se estableció en el distrito londinense de Tower Hamlets en agosto de 1941, justo en medio de la Segunda Guerra Mundial. La campaña para asegurar la financiación de una mezquita en Londres había comenzado décadas antes, en 1910, cuando el Fondo de la Mezquita de Londres (LMF) fue inaugurado por destacados musulmanes de origen asiático. El fondo recibió donaciones del sultán otomano y el sha de Persia y, aunque el LMF había crecido considerablemente en 1926, todavía no tenía suficientes fondos para la construcción de la mezquita considerada.

Durante la década de 1930, a medida que la comunidad de musulmanes asentados crecía en el East End de Londres, la necesidad de un espacio religioso local se enfocó cada vez más. Las mentes de los fideicomisarios de la LMF se concentraron aún más por la construcción de una mezquita. Los patrocinadores de la LMF acordaron en primer lugar sufragar los costos de “una sala de oración y un predicador musulmán” en un local alquilado y luego entregaron dinero suficiente para comprar una propiedad adecuada.

Sin embargo, solo en la década de 1940, en tiempo de guerra, cuando una importante población de inmigrantes musulmanes, en particular del Sur de Asia, llegó y se instaló en esta parte de Londres, finalmente se construyó una mezquita. Estos migrantes del Sur de Asia y otras partes del Imperio Británico fueron pioneros de los movimientos y asentamientos posteriores más grandes de musulmanes en el East End que tuvieron lugar desde principios de la década de 1960 en adelante.

A partir de la década de 1980, a medida que las familias de los migrantes se establecieron en Reino Unido de forma más permanente, las comunidades musulmanas, querían crear las mejores condiciones posibles para practicar su fe tal como la entendían; y asegurarse de que sobreviviera y se transmitiera efectivamente a las generaciones futuras.

Con los años, la mezquita de East London se ha convertido una de las instituciones islámicas más grandes de Europa. Cuenta con una mezquita con capacidad para 7.000 personas, además de un colegio, tiendas y varias bibliotecas. Un claro referente para la comunidad musulmana europea.