Un marroquí de Bruselas reparte pan entre los necesitados y los aloja en su hotel

Ahmad bin Abdurrahman, un marroquí de 68 años que vive en la capital de Bélgica, entrega pan a los necesitados en su automóvil privado por la noche y brinda refugio a los ciudadanos sin hogar en su hotel. Este musulmán ha dirigido un hotel durante 27 años en una de las calles que conducen a la Gran Plaza, un lugar turístico en el centro de Bruselas.

Mucha gente en la ciudad conoce a Ahmad, gracias a su carácter alegre, enérgico y sociable, así como a sus actividades caritativas.

En una entrevista con periodistas, el marroquí enfatiza que está haciendo lo que exige el Islam.

“Estoy orgulloso de poder hacer algo por las personas con problemas. Soy humanista, soy musulmán”, señala Ahmad.

Por las noches, va a varias panaderías y compra pan, y luego se lo entrega a los necesitados. Ahmad bin Abdurrahman dice que la caridad diaria lo ayuda; a pesar de tener 68 años, se siente mucho más joven.