Suiza rechaza una formación de imames por el Estado porque violaría la neutralidad religiosa

El establecimiento de una formación nacional de imames y ejecutivos religiosos musulmanes por parte del Estado no está en la agenda de Suiza. El Consejo Federal anunció, el miércoles 18 de agosto, que emprender tal proyecto en nombre de la lucha contra la radicalización y el extremismo religioso “no es prudente”, porque “es contrario a la neutralidad religiosa del Estado”.

“La Constitución obliga al Estado a respetar la neutralidad religiosa: está prohibido tomar medidas dirigidas a una religión específica o establecer requisitos de formación para una comunidad religiosa”, dijo el ejecutivo suizo.

Además, “un estudio de derecho comparado de la situación en ocho países de Europa occidental mostró que ninguno de ellos ha establecido una formación nacional para imames”.

Contrarrestar la radicalización “ofreciendo buenas condiciones laborales”

Al mismo tiempo, el Consejo Federal, que había recibido instrucciones del Parlamento de responder a un postulado formulado en 2016 por un parlamentario sobre posibles medidas a considerar en términos de formación de imames para luchar “contra la radicalización de los jóvenes musulmanes”, reconoce que “los líderes religiosos moderados pueden tener un efecto positivo en la integración y contribuir activamente a la prevención de la radicalización”.

Este potencial puede desarrollarse “mediante la inclusión de comunidades religiosas de derecho privado en instituciones públicas como el ejército, hospitales, instituciones para la ejecución de sentencias y centros de asilo”.

Así, “es posible establecer requisitos en materia de formación y educación continua y hacerlos cumplir”. “Las buenas condiciones laborales y las perspectivas profesionales también aumentarían la demanda de ofertas formativas de calidad y contribuirían a la profesionalización de los imames y otros cargos religiosos”, apunta también el Consejo Federal.