Ramadán a 500 metros de profundidad

Los mineros musulmanes observan el ayuno del mes de Ramadán a pesar de las duras condiciones laborales.

En Bosnia y Herzegovina, los trabajadores de las minas de carbón se reúnen para pasar lista antes de comenzar su turno y luego descienden a los túneles de la mina. Todos llevan un paquete de comida para realizar el iftar por la noche a una profundidad de 500 metros.

“Siempre hay una excusa para alguien que no quiere ayunar. Trabajamos con el sudor de nuestra frente. Hace calor aquí, pero queremos ayunar, y Dios nos da fuerzas para eso”, dice uno de los trabajadores, Salih Doglod.

Al estar bajo tierra, es imposible saber cuándo es de día y cuándo es de noche, por lo que los mineros vigilan de cerca la hora en el reloj. Por la noche, después de un vaso de agua, uno de los musulmanes hace una llamada a la oración; luego hacen oración en grupos de dos o tres y nuevamente vuelven a su arduo trabajo.

“Trabajo en la misma mina desde hace 30 años y con la ayuda de Dios siempre ayuno en Ramadán. No es nada difícil”, dice Fuad Hadzic, un minero musulmán.