Estudio señala que los adolescentes religiosos sacan mejores notas

Investigadores de la Lancaster University han repartido 8.000 cuestionarios a adolescentes británicos y los han contrastado con las notas que obtienen, especialmente con los exámenes GCSE (unos exámenes obligatorios para todos a los 14 o 15 años), comprobando que los que declaran que su religión ‘es importante en la forma en que viven su vida’ obtienen un 33% más aprobados y más notas altas que los que no son religiosos.

En los alumnos que van a escuelas religiosas (católicas, anglicanas o de otras confesiones cristianas) se constata que se benefician de más aprobación familiar, menos riesgos de acoso o bullying y otras ventajas no académicas, y además se demuestra que es más fácil que mantengan la fe a los 25 años… pero en esas escuelas no necesariamente obtienen mejores notas.

No es la escuela, es el ser religioso personalmente

Según este estudio, las mejores notas no van relacionadas con ir a una escuela religiosa o no, sino con ser personalmente religioso. «El creer es más importante que la fe de la institución», señala el informe, citado por el Daily Mail

Los investigadores señalan que su investigación tiene en cuenta que las familias estables y con buenos ingresos dan ventajas a los adolescentes: más autoconfianza, sociabilidad, ética laboral… Pero incluso teniendo eso en cuenta, al comparar los adolescentes religiosos con los no religiosos, destacan los religiosos por sus mejores notas.

La pregunta que se hace a los chavales para medir su religiosidad es «¿cómo de importante es tu fe en la forma en que vives la vida?» Los datos de contexto se obtienen el National Pupil Database (una base de datos nacional del Gobierno británico) y de los sondeos Next Steps que se efectúan en 650 escuelas desde 2004.

No se incluye a los musulmanes

Los investigadores se centraron en las respuestas de chavales católicos y protestantes, porque los musulmanes se declaraban casi todos muy religiosos (sólo veinte chicos o chicas dijeron ser musulmanes no religiosos) y no se podían hacer comparaciones. Lo interesante era comparar a los vagamente creyentes, indiferentes o no religiosos, con los que declaran que la fe es importante «en la forma en que vives la vida».

Andrew McKendrick, uno de los responsables del estudio de la Lancaster University, detalló que estos chicos más religiosos no sólo aprueban mucho más y con mejores notas en los exámenes GCSE a los 14-15 años, sino que «hay también algunas evidencias de que las notas a los 18 años y la probabilidad de ir a la universidad también son afectadas de forma positiva».