Mezquitas británicas se convierten en centros de vacunación

Cuando Shenaz Sajan, de 60 años, una mujer británica de las Midlands inglesas, supo más sobre la COVID-19, dudaba sobre las vacunas que se le ofrecían y esperaba poder combatir el virus con una dieta basada en plantas si lo necesitaba.

“Pero recibí mucha información, orientación y tranquilidad de la mezquita de que la vacuna era halal y permisible”, dijo a Al Yazira, refiriéndose al Centro Islámico Al Abbas en Balsall Heath, la primera mezquita aprobada como centro de vacunación por la NHS (servicio público de salud británico).

“Fue una experiencia muy agradable hacerlo en un lugar de confianza como la mezquita”.

Sajan se encuentra entre las decenas de personas que han recibido la vacuna Oxford-AstraZeneca en el centro, que se encuentra en el centro de la ciudad de Birmingham, desde el 21 de enero.

El Reino Unido se ha ganado elogios por el despliegue de la vacunación, ya que ha administrado una primera dosis a aproximadamente el 10 por ciento de la población, osea a más de 12 millones de personas.

Se han establecido centros de vacunación en lugares previstos, como farmacias, pero también en cines, un campo de fútbol de Londres y otros lugares de culto, como un templo hindú.

El domingo, cientos de personas fueron vacunadas en una clínica establecida en la Mezquita del Este de Londres, que atiende a la comunidad musulmana más grande del Reino Unido.

En Birmingham, el Centro Islámico Al Abbas vacuna a dos personas a la vez en una sala de usos múltiples. La mezquita espera vacunar hasta 500 personas en las próximas semanas.

Nuru Mohammed, el imam de la mezquita, dijo que la idea de convertir el espacio en una clínica era ayudar a las personas que no estaban “bien informadas” sobre la campaña de vacunación en medio de temores e información falsa que circulaba entre la comunidad musulmana.

“Estamos emocionados de que la gente venga a recibir aquí sus vacunas”, dijo a Al Yazira. “Me gustaría aprovechar esta oportunidad para animar a mis queridos hermanos y hermanas a que verifiquen toda la información que reciben con expertos médicos de confianza, como el personal del NHS”.

“Definitivamente esto enviará un fuerte mensaje positivo a la comunidad musulmana en general, no solo aquí en Birmingham, sino en todo el país, porque creo que esta es la primera mezquita dentro del país que abre sus puertas para que se lleve a cabo la vacunación”.

Los trabajadores de la salud de la mezquita empezaron dándoles las vacunas a personas vulnerables y ancianas, de todos los orígenes, incluido Shaukat Ali, de 82 años.

“Estoy en paz ahora”, dijo Ali a Al Yazira, después de recibir la vacuna. “Animaré a los miembros de mi familia a que lo hagan cuando sean invitados por el NHS”.

Varios estudios en el Reino Unido han demostrado que la vacilación a las vacunas es más frecuente entre las personas de minorías étnicas, con temores impulsados en parte por la desconfianza en el sistema de salud.

Es menos probable que los británicos negros, asiáticos y de otras minorías étnicas acepten una oferta de la vacuna, ya que la información contradictoria se arremolina en las redes sociales y en algunas comunidades.