Mezquita Akhmad Kadyrov

En la actualidad, lujosos rascacielos y edificios definen el horizonte de la que fuera una metrópolis devastada por la guerra, al igual que los elevados minaretes de una de las mayores mezquitas de la Federación Rusa: «El corazón de Chechenia».

Tras cuatro años de construcción, la mezquita de Akhmad Kadyrov -conocida oficialmente como «El corazón de Chechenia»- se abrió formalmente al público en una ceremonia celebrada en octubre de 2008 a la que asistieron el Presidente ruso Vladimir Putin y el Jefe de la República de Chechenia Ramzan Kadyrov, que en su día fue miembro del movimiento independentista checheno antes de cambiar de bando y declarar su lealtad a Rusia al comienzo de la Segunda Guerra de Chechenia.

Como muchas estructuras de nueva construcción en la ciudad, la mezquita lleva el nombre del primer presidente de la República de Chechenia y padre de su actual líder.

La mezquita de Akhmad Kadyrov simboliza el renacimiento de la ciudad y es considerada por muchos la joya de la corona de Grozny. Denota la unidad en torno a una fe común y forma parte de un complejo arquitectónico islámico a orillas del río Sunzha, en la capital chechena.

El Islam fue introducido por primera vez en la región del Cáucaso por comerciantes musulmanes en el siglo VIII, tras la conquista musulmana de Persia, pero no se extendió tanto en la región montañosa hasta el siglo XIX, cuando las tribus caucásicas buscaron la ayuda del Imperio Otomano contra las amenazas de invasión que suponía el Imperio Ruso.

Bajo la influencia de los turcos otomanos, muchas tribus caucásicas que se resistían al control ruso, incluidos los chechenos, acabaron abrazando el Islam.

De hecho, la mezquita de Akhmad Kadyrov fue encargada por el alcalde de la ciudad turca de Konya. Su diseño clásico otomano cuenta con una gran cúpula sobre la sala de oración central, rodeada por cuatro minaretes de 62 metros de altura, basados en la Mezquita Azul de Estambul.

Los muros exteriores de la mezquita están recubiertos de mármol travertino, mientras que los interiores están adornados con mármol blanco extraído de la isla de Mármara, en el Mar de Mármara.

La mezquita, con capacidad para 10.000 fieles, tiene 36 candelabros inspirados en los tres lugares más sagrados del Islam: la Cúpula de la Roca de Jerusalén, el Al-Masjid Al-Nabawi de Medina y la Kaaba de La Meca.

Aunque en muchos aspectos la mezquita se asemeja a la arquitectura de numerosas mezquitas que se encuentran hoy en día en toda Turquía, presenciar la llamada a la oración que resuena en la ciudad, antaño devastada por la guerra, un viernes cualquiera, y que atrae a miles de chechenos que se reúnen para realizar la oración congregacional en paz, curando las cicatrices invisibles de la guerra que persisten debajo, hace que merezca la pena la visita.