Moratinos pide el «respeto mutuo de todas las religiones y creencias»

El Alto Representante de la Alianza de Civilizaciones de Naciones Unidas, el español Miguel Ángel Moratinos, pidió el miércoles 28 de octubre en un comunicado “el respeto mutuo de todas las religiones y creencias”, sin comentar directamente las palabras del presidente francés que publicó una declaración sobre el derecho a publicar caricaturas ofensivas contra el Profeta Muhammad (PB).

Él “sigue con profunda preocupación las crecientes tensiones y casos de intolerancia desencadenados por la publicación de caricaturas satíricas del Profeta Muhammad (PB), que los musulmanes consideran insultantes y profundamente ofensivas”, indica este comunicado difundido por su portavoz.

“Las caricaturas incendiarias también han provocado actos de violencia contra civiles inocentes, que han sido atacados por su religión, creencias u origen étnico”, lamenta el funcionario de la ONU.

“Los insultos a las religiones y los símbolos religiosos sagrados causan odio y extremismo violento que conducen a la polarización y fragmentación de la sociedad”, dijo en el comunicado.

En todo el mundo musulmán, millones de fieles han reaccionado con enojo a las protestas por los comentarios del presidente francés, y se lanzó una campaña en varios países para boicotear los productos franceses.

Crece el boicot en Kuwait

En Kuwait, el boicot a los productos franceses está ganando impulso, y una importante cadena afirmó el miércoles (28 de octubre) que la mayoría de sus tiendas habían vaciado sus estantes después de las declaraciones del presidente Emmanuel Macron.

La Unión de Sociedades Cooperativas de Consumidores de Kuwait dijo que 60 de sus 69 tiendas ya habían retirado los productos franceses y que los establecimientos restantes lo harían “pronto”.

El líder sindical Fahd al Kishti aseguró a la AFP que no habrá vuelta atrás a menos que cesen los “insultos” contra el Profeta.

“La presión será más fuerte en los próximos días en caso de cualquier provocación”, agregó.

Kishti dijo que más de 2.000 artículos básicos de origen francés, como queso y agua, ya no estaban disponibles.

El boicot probablemente continuará hasta que se sienta que “Francia está dando marcha atrás”, dijo Ahmed al Thaidy, profesor de la Universidad de Kuwait especializado en estudios islámicos y de la Sharia.

“Cualquier declaración positiva, respetuosa hacia el Profeta Muhammad (PB), supongo que acabaría gradualmente con el boicot”, dijo a AFP.