Reino Unido: Un imam comprometido contra el crimen se une a la policía en Birmingham

Podría decirse que esta es la primera vez en el condado metropolitano inglés de West Midlands, y más ampliamente en Gran Bretaña. Emad Choudhury, un imam de 29 años, se ha unido a la policía de su distrito.

Antes de unirse a la policía como oficial en prácticas en 2018, Emad Choudhury trabajó durante cinco años como imam en la mezquita Bahu Trust en Balsall Heath, Birmingham. Luego se unió a la unidad contra los delitos con apuñalamiento y la violencia juvenil. Un tema que está muy cerca de su corazón ya que el joven ha observado abusos dentro de su comunidad.

“Demasiados jóvenes, algunos de los cuales en mi vecindario en Sparkbrook están siendo asesinados y sus vidas se están arruinando por crímenes a puñaladas. Conozco estas comunidades, vivo aquí y sé cómo funcionan. Trato de usar mi cercanía con la gente de aquí para evitar más muertes y más angustias”, dijo.

Crear un puente entre los jòvenes y la policia

Y es sobre el terreno que actúa. Emad Chaudhry, que continúa dirigiendo las oraciones del viernes en la mezquita de su vecindario, usa su influencia para educar a los jóvenes musulmanes sobre los peligros de la cultura de las pandillas. El imam también dirige un programa llamado “Empowering Future” destinado a brindar prevención a los más vulnerables.

De hecho, trabajó con un grupo de adolescentes en un vídeo de concienciación sobre los devastadores efectos de los crímenes con apuñalamiento. El policía, que escribió el cortometraje, permitió que los jóvenes de su barrio fueran los protagonistas. “Todos han llegado al final del programa que duró cuatro meses. Pero inicialmente, fue difícil conseguir que los jóvenes se sentaran en la misma habitación que un policía”, admitió. El trabajo valió la pena ya que el vídeo ganó el premio Ciudades Más Seguras de ONU Habitat. Cuenta la historia de dos mujeres musulmanas afectadas por un crimen con cuchillo: una es la madre de la víctima, la otra es la madre del asesino.

A pesar de las reticencias iniciales, el oficial logró crear un puente entre los jóvenes de su barrio y la policía local. “La mayoría de ellos entrenan en clubes de boxeo y varios oficiales les han entregado sus medallas al final de la temporada. Hasta aquí hemos llegado”, dijo Emad Choudhury, para quien “los valores de la policía y mi religión son los mismos. (…) Se trata de ser una buena persona, tener buen corazón, cumplir la ley y cuidar a las personas”.

El oficial no tiene la intención de detenerse allí: planea producir otro vídeo que se mostrará en mezquitas y escuelas. Él contará la historia de dos amigos cuyos caminos se separan cuando uno de ellos se une a una banda de narcotraficantes. Un proyecto bien recibido por los habitantes de la ciudad y fieles de su mezquita.

“Al usar tanto su gorro de imán como el casco de policía, puede representar a la policía ante la comunidad y a la comunidad ante la policía”, señaló una fuente policial. “Emad ha ayudado a realizar nuestro trabajo sobre delitos violentos desde una perspectiva religiosa. Ha cambiado la vida de muchos jóvenes en el este de Birmingham. La Policía de West Midlands reconoce la posición única de influencia que Emad tiene en la comunidad en la que nació y que comprende tan bien.”