1.500 musulmanes de Italia que habían reservado plazas se quedan sin ir al Hayy

Este año, casi 1.500 musulmanes de varias nacionalidades que viven en Italia tendrán que cancelar su viaje a Arabia Saudí para el Hayy.

La mayoría de ellos habían reservado sus billetes de avión y hoteles el año pasado, pero ahora tendrán que cancelar su peregrinación después de la decisión de Arabia Saudí de permitir que solo un número limitado de peregrinos realice el Hayy este año debido a la pandemia del coronavirus (COVID-19).

“El año pasado, casi 3.000 personas viajaron de Italia a Arabia Saudí para el Hayy y la Umrah”, dijo Salah Ahmed Ibrahim, propietario de Tour Magazine, una agencia de viajes con sede en Roma que ha organizado peregrinaciones para musulmanes italianos durante 40 años.

“Viajes como estos se organizan con un año de anticipación. Antes de que se anunciaran las restricciones impuestas debido a la COVID-19, ya habíamos reservado viajes para 1.500 peregrinos. Ahora, tendremos que contactarlos y organizar los reembolsos para los billetes de avión, traslados y hoteles”, dijo Ibrahim a Arab News.

“Será una pérdida increíble y una gran decepción para nuestros peregrinos. Algunos de ellos han estado esperando varios años para hacer el viaje. Ya he hablado con algunos. Al principio, estaban molestos y decepcionados, pero, al final, entendieron”, dijo.

Ibrahim dijo que el anuncio de las autoridades saudíes que limita el número de peregrinos a 1.000 personas ya presentes en el país era una noticia que “había estado esperando”.

“Ya vimos señales en abril, cuando nos pidieron que no hiciéramos ningún compromiso con los clientes. Pero ya teníamos reservas para 2020 que se habían hecho hace un año. Para muchas personas, el Hayy es el sueño de toda una vida, una oportunidad única”, explicó.

“Estoy decepcionado y lo siento mucho, por supuesto. ¿Pero qué podemos hacer?» dijo Mohammed Ashash, de 39 años, un médico de Pakistán que ha estado viviendo y trabajando en Italia durante casi 20 años.

“Realizar el Hayy ha sido mi deseo por muchos años. Había reservado mi viaje en octubre. Lamento no poder ir este año, pero, como médico, no podría estar más de acuerdo con la decisión de las autoridades saudíes. La seguridad sanitaria es primordial. El riesgo de contagio debe ser contenido. Hemos visto cuán mortal puede ser este virus. Creo que restringir el acceso a los peregrinos este año es una buena elección. Francamente, no se podía hacer nada más”, dijo Ashash.

“La vida humana es sagrada y debe ser preservada. Con la ayuda de Dios, cuando esta pandemia termine y todos podamos reanudar nuestras vidas ordinarias, espero realizar la Umrah y el Hayy”, dijo.