Consejo Francés del Culto Musulmán recomienda no realizar la oración del viernes hasta el 22 de junio

Debido a que la crisis de salud relacionada con la epidemia de la Covid-19 aún no ha terminado en Francia, la reanudación de las actividades en los centros de culto islámicos será gradual. “Comiencen con dos o tres de las cinco oraciones diarias y luego establezcan nuevas etapas, según evolucione la situación de salud en nuestro país. Combinar ciertas oraciones como el duhr y el asr (oraciones del medio día y la tarde respectivamente) podría ser una posible medida”, dijo el Consejo Francés del Culto Musulmán.

También establece que “la fijación del límite de asistencia máxima es responsabilidad de los organizadores, que deben garantizar el estricto cumplimiento de la regla de distancia física de al menos un metro entre dos personas. Esto se traduce en un área individual de alrededor de 4 m² por persona. En particular, los fieles deben saludarse sin ningún contacto físico”, también señala el CFCM, que recuerda, entre otras recomendaciones, la obligación de usar una mascarilla para las personas mayores de 11 años.

Con respecto a la oración del viernes “que es parte de las grandes reuniones sobre las que aún pesan fuertes restricciones”, el CFCM “recomienda posponerla más allá del 22 de junio de 2020 para medir el impacto de la segunda fase de desconfinamiento”.

Crear un clima de serenidad esencial para toda oración

Para la institución, “la extrema precaución, la vigilancia y la desconfianza generadas por los riesgos involucrados conducen inevitablemente a una falta de serenidad, que es la esencia misma de la oración y la meditación”. La reanudación debe hacerse con la condición de que los administradores de la mezquita puedan “crear este clima de serenidad que es esencial para toda oración”.

Desde la publicación del decreto del gobierno que autoriza la reanudación del culto, las mezquitas han anunciado la apertura gradual de sus puertas a los fieles en fechas que difieren según su capacidad y su organización.