Ikea presta un gran aparcamiento en Frankfurt para realizar la oración colectiva con un distanciamiento social

Una tienda de Ikea en las afueras de Frankfurt, en Alemania, ha prestado su gran aparcamiento de vehículos a una mezquita local para una oración colectiva con el debido distanciamiento social. Alrededor de 800 musulmanes celebraron en este espacio al aire libre la fiesta de Eid al Fitr, que marca el final del mes sagrado del Ramadán.

Los lugares de culto han reabierto en Alemania, pero deben seguir estrictas reglas con el fin de frenar la propagación del coronavirus, por lo que funcionan a media capacidad. En la búsqueda de un espacio alternativo para acomodar a muchas personas a la vez, el presidente de una mezquita en Wetzlar, Kadir Terzi, decidió dirigirse a Ikea.

«El gerente de la tienda no lo dudó ni un segundo y dijo ‘sí, pueden rezar’. Me sorprendió y me alegró al mismo tiempo», explicó Terzi. Entonces, la mezquita invitó a los fieles a traer sus alfombras de oración y mascarillas médicas al aparcamiento de Ikea.

Esta oración era particularmente importante para los fieles porque muchos de ellos se sentían aislados durante el Ramadán debido a las restricciones por el coronavirus. Normalmente, este mes es un momento de mucha actividad en el que las familias y comunidades se reúnen todas las noches para comer y organizar obras de caridad.

«Fue un mes de Ramadán completamente diferente, sin contactos, sin visitas y sin romper el ayuno juntos», explicó Terzi destacando lo que significó para ellas tener la oportunidad de rezar juntos.

Los usuarios de las redes sociales también quedaron emocionados con esta decisión de Ikea y la alabaron.

«Este es el amor y la bondad que el mundo necesita ahora. ¡Eid Mubarak a todos los que están celebrando!», comentó una usuaria.