Nadiya Hussein, la cocinera que se va a convertir en un fenómeno global

Dijeron que su victoria en uno de los programas de cocina favoritos de los británicos hizo más por la integración de los musulmanes en el Reino Unido que años de políticas sociales. También que la reina Isabel II quedó encantada con la tarta de naranja que le encargó para su 90 cumpleaños. Y después de un lustro siendo un referente culinario en su país, Netflix ha puesto toda la carne en el asador para que la serie que estrena este fin de semana, Hora de comer con Nadiya, la convierta en un fenómeno global de la dimensión de Marie Kondo. Con buena parte del mundo repartiendo su tiempo frente a la pantalla y los fogones, la curva de nadiyators es previsible que crezca.

Primera generación de una familia anglo-bangladesí, Nadiya Hussain ha derribado estereotipos sobre el papel de la mujer musulmana. Lo ha hecho contando su historia, la de la adolescente que aprendió sus primeras recetas con vídeos de YouTube, la joven madre de familia que preparaba platos deliciosos para sus tres hijos y a la que su marido, un ingeniero informático, animó a presentarse al concurso que ganó. “Nunca más me pondré barreras, nunca más me diré que no puedo”, se conjuró con el premio en las manos.

Para Nadiya, que ha contado sus problemas de ansiedad causados por el bullying que sufrió en el colegio, el confinamiento está siendo complicado. Quedarse en casa le sirve “para recordar que estoy viva”, decía en Instagram antes de invitar a cocinar juntos con las sobras que encontrasen. Así ha recuperado uno de sus lemas en la cocina: todo se aprovecha, nada se desecha. Incluida esta experiencia.