Superviviente de la matanza de Hanau, en Alemania, se convierte al Islam

Convencido de que debía su supervivencia solo a la Divina Misericordia, Peter Miennenam dio el gran paso de convertirse al Islam.

Durante una noche de pesadilla en la localidad alemana de Hanau, nueve víctimas inocentes cayeron bajo las balas de un extremista de derecha de 43 años (el llamado Tobias R.), que fue encontrado muerto en su casa, cerca de su madre, que también fue asesinada, no sin haber dejado de firmar previamente su atroz crimen en masa en un manifiesto de 24 páginas. Este texto odioso, dejado atrás, fue inequívoco sobre su odio visceral contra los musulmanes y su fascinación absoluta por el neonazismo.

Dios guía a quien Él quiere a Su luz, como Pieter Mienneman, quien ahora responde al primer nombre de Bilal. Muy abierto y sociable, este joven alemán, cuyos padres son de Camerún pero que creció al lado del Rin, permanecerá perseguido durante mucho tiempo por el terrible recuerdo de este tiroteo sangriento, especialmente porque milagrosamente sobrevivió al mismo.

Él conoce mejor que nadie la insoportable visión de los cuerpos que yacen en un charco de sangre, en particular el de Mohammed, uno de sus mejores amigos musulmanes, con quien a menudo discutía acerca del significado de la vida, de Dios y del papel del hombre en la tierra.

Nada parecía ser capaz de aliviar su inmenso dolor y tristeza hasta el viernes 21 de febrero cuando, convencido de que debía su supervivencia solo a la Divina Misericordia, “esta señal de Dios que le ofreció una nueva oportunidad”, en sus propias palabras, dio el gran paso de convertirse al Islam.

Arrodillándose ante el imam, con las dos manos unidas a las suyas, y animado por una verdadera convicción, pronunció la Shahada en presencia de testigos, completamente imbuido de la luz del Altísimo. Incluso en las horas más oscuras, cuando el mundo está sumido en la tragedia, un rayo de esperanza puede renacer y atravesar la oscuridad.